El 75% de los desaparecidos en fosas de la Guerra Civil y la dictadura no podrán recuperarse

El Gobierno hará una web del Valle de los Caídos y se investigará el desplazamiento allí de 33.800 cadáveres

El Valle de los Caídos, hace unos díasAlberto R. RoldánLa Razón

El Gobierno calcula que de los 114.226 desaparecidos durante la Guerra Civil y la dictadura que se estima fueron enterrados en fosas comunes solo se podrán recuperar restos de entre 20.000 y 25.000 personas, según ha reconocido ante la Comisión de Presupuestos del Congreso el secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez López, quien también ha anunciado que se hará una página web sobre el Valle de los Caídos.

Además se continuará con el plan de resignificación del complejo de Cuelgamuros y se impulsará una investigación sobre el desplazamiento hasta el Valle de 33.800 cadáveres.

El Estado dedicará el 60 por ciento de los 11,3 millones de euros presupuestados para memoria democrática en 2021, casi siete millones, a promover exhumaciones. Aunque lo liderará el Gobierno, se hará en colaboración con comunidades, ayuntamientos y diputaciones.

Desde el año 2000 se han acometido un total de 777 exhumaciones con rigor científico, que han permitido recuperar los restos de 9.552 víctimas, un tercio de las cuales han sido identificadas facilitando la entrega de sus restos a las familias.

De momento, y hasta la aprobación de los presupuestos y de la nueva Ley de Memoria Democrática, el Gobierno ya ha puesto en marcha un plan de choque dotado con 1,5 millones de euros para exhumaciones, cuya continuidad está asegurada.

La intención es iniciar los trabajos en las fosas que corren peligro de desaparecer, primar también aquellas para la que está todo el papeleo hecho y solo falta empezar a excavar y dar prioridad a las más grandes, como la de Pico Reja (Sevilla), donde ya se trabaja y puede haber más de 1.000 cadáveres, o la del cementerio de Córdoba, donde hay enterradas entre 4.000 y 5.000 personas.

Fernando Martínez ha explicado que, si bien los cálculos de organismos internacionales apuntan a que en España todavía hay unos 114.226 desaparecidos, no todos serán recuperables, porque muchos enterramientos se han deteriorado en extremo por causas climáticas tras más de 80 años y además unos 12.000 cuerpos se llevaron, sin autorización de las familias, al Valle de los Caídos.

El Gobierno apunta a que entre 20.000 y 25.000 sí podrían ser exhumados, una tarea que el secretario de Estado considera “abordable” y para la cual se plantea un plan cuatrienal en colaboración con las demás administraciones públicas cuya primera dotación económica ya figura en el proyecto presupuestario.

En concreto se propone transferir tres millones de euros para convenios con comunidades autónomas y un millón de euros a los ayuntamientos a través de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Asimismo, está prevista la puesta en marcha del Banco Nacional de ADN, del Censo General de Víctimas -para conocer cuántos muertos causaron la Guerra Civil y la dictadura-, la confección de un catálogo de edificaciones realizadas con mano de obra forzada y la reactivación de la antigua Oficina de Víctimas de la Guerra Civil y el franquismo.

Los 11.356.530 euros previstos suponen la mayor cantidad destinada hasta ahora en un presupuesto para políticas de memoria, después de que entre 2012 y 2018 el PP dejara a cero las cantidades consignadas para unas tareas que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha comprometido a impulsar.

“Demoler la conciliación"

El discurso del secretario de Estado fue cuestionado por el PP y Vox pero también por Ciudadanos. En el PP Jaime Mateu ha acusado al Gobierno de tratar de “demoler” la conciliación entre españoles que trajo consigo el espíritu de la Transición y de estar más “empeñado” en “dividir” con la reciente Ley de Memoria Histórica que, a su juicio, sólo busca “ahondar” en la dos Españas. “En sus manos está no atizar el fuego”, ha dicho Mateu.

De “nueva vuelta de tuerca totalitaria” ha tachado esa ley el representante de Vox, Francisco José Contreras, en tanto que ‘vende’ una versión oficial de la historia “grotescamente sectaria”, “jerarquiza” víctimas o “deslegitima” el régimen y la Constitución de 1978. También juzga “indignante” el “dispendio” en memoria democrática recogido en los Presupuestos para 2021 en un contexto de “hecatombe” económica como el que vive España, informa Ep.

El Ayuntamiento de Sevilla inicia con un acto simbólico la exhumación de la fosa de Pico Reja el pasado 18 de enero AYUNTAMIENTO DE SEVILLA

Desde Ciudadanos, la diputada María Muñoz ha llamado a cumplir con lo establecido en la Ley de Memoria Histórica, esto es, a buscar desaparecidos o excavar fosas pero a hacerlo “ya” para poder así cerrar un debate que se utiliza “con fines muy políticos” y dejar de una atrás “las dos Españas” y “la pelea por los fantasmas del pasado”.

Ante estas críticas, Martínez López ha subrayado que efectivamente los análisis historiográficos corresponden a los historiadores y pero la reparación de las víctimas que no la han tenido hasta ahora corresponde al Estado. En este contexto, ha remarcado que una parte de las víctimas fueron honradas durante 40 años mientras la otra parte estuvo hasta la Transición “criminalizada e invisibilizada”.

“La democracia no puede permitirse el lujo de no afrontar las deudas que tenemos con nuestro pasado”, ha enfatizado el secretario de Estado, rechazando que este debate se tenga “desde la confrontación guerracivilista” cuando se trata de un asunto de “humanidad”.

“No se trata de tirarnos los muertos a la cabeza ni de estar con Paracuellos para arriba o para abajo”, ha dicho Martínez López, quien ha invitado al diputado de Vox a visitar la fosa sevillana de Pico Reja, donde se calcula que hay unos 1.100 fusilados: “Vaya y hable con las señoras que van allí todas las mañanas a ver si les pueden devolver los restos de sus padres para poder darles digna sepultura y así poder morir tranquilas”.

“¿Partimos del sentido de la humanidad o de justificar lo que se hizo?”, le ha preguntado el secretario de Estado, quien ha negado que las políticas de memoria democrática supongan “romper con los principios de la Transición”. “No hagan debates extemporáneos”, ha reclamado.

“Desgájense de una vez del rebufo de Vox. Ustedes son un partido demócrata”, ha pedido al PP, recordándole que la Constitución no ampara el “olvido”.