Podemos vuelve a chocar con Marlaska: se opone a la deportación de inmigrantes a Mauritania

La política migratoria provocó una de las primeas fisuras en la coalición. Las devoluciones se han reactivado nueve meses después, tras la Covid. Desde el partido morado se oponen “rotundamente” y piden su paralización inmediata

Unas 240 personas de origen subshariano arribaron este sábado a bordo de dos cayucos al puerto de los Cristianos, en el sur de la isla de Tenerife. EFE/ Miguel BarretoMiguel BarretoEFE

La política migratoria del ministerio de Interior fue una de las primeras tensiones que vivió el recién estrenado Gobierno de coalición en el mes de febrero. El titular del ministerio, Fernando Grande-Marlaska optó entonces por acelerar las deportaciones a Mauritania para aliviar la presión en Canarias. Entonces, la cuota morada en el Gobierno salió en tromba a pedir explicaciones al ministro y a criticar que esa decisión era “contraria” al acuerdo de coalición firmado.

Ahora, nueve meses después de la primera fisura y debido al parón obligado provocado por la pandemia del coronavirus, Interior reanuda la expulsión a Mauritania de inmigrantes llegados irregularmente a Canarias. Es una de las prioridades del departamento de Marlaska, la de reactivar las deportaciones para luchar contra el incremento de la presión migratoria en las islas. Tendrá lugar, previsiblemente la próxima semana. Ante esta materialización del plan, desde Unidas Podemos han expresado su malestar con Interior reclamando la “paralización de las deportaciones” y la “puesta en libertad de los migrantes internos en los CIE”.

Unidas Podemos es contundente en su rechazo. A través de un comunicado mantiene que su postura es la de oponerse “rotundamente a la deportación de migrantes a Mauritania” y denuncia que estas prácticas “implican un riesgo sanitario para las personas deportadas cuyo país de destino no puede garantizar su salud ante los efectos de la pandemia”. Advierten, además, que las deportaciones pueden “lesionar el derecho de asilo y afectar al respeto a los derechos humanos máxime dada la situación de inestabilidad en la que se encuentra Mauritania”.

El partido valora que el internamiento de estos inmigrantes “supone un grave riesgo par su salud y también para la de los trabajadores de los centros y la de sus familias” por la Covid. Desde el grupo parlamentario recuerdan que el mes de mayo, se procedió al cierre temporal de todos los CIE, previa puesta en libertad de las personas que en ellos se encontraban". Inciden en que ese “gesto” fue fruto del trabajo del gobierno de coalición y de las entidades sociales, pero, lamenta que “se vio revertido a finales del mes de septiembre cuando desde el Ministerio del Interior se tomó la decisión de reanudar los internamientos y las deportaciones”.

La cuestión migratoria, bandera para los morados, vuelve ahora a separar a los dos partidos de la coalición. Y es que en el programa electoral de Unidas Podemos se reflejaban medidas como cerrar los Centros de Internamiento de Extranjeros y vigilar que no se produjese ninguna devolución en caliente.