La Eurocámara pide que los niños con necesidades especiales puedan recibir educación en castellano

Supone una reivindicación ante la inmersión lingüística en Cataluña

La eurodiputada Maite Pagazaurtundúa
La eurodiputada Maite PagazaurtundúaLa Razón

En plena batalla en España sobre la nueva ley educativa aprobada por el Gobierno de Pedro Sánchez, el Parlamento Europeo ha pedido a nuestro país que permita a los niños con problemas de discapacidad aprender en su lengua materna. Esta recomendación se ha producido en un informe sobre el estado de los Derechos Fundamentales en los Veintiocho gracias a la introducción de una enmienda promovida por la eurodiputada de Ciudadanos, Maite Pagazaurtundua. Este informe no tiene poder vinculante y ha sido votado en sesión plenaria esta mañana.

En este texto se alude de manera velada a la inmersión lingüística en Cataluña ya se pide a los Estados miembros que “velen por que los niños estén protegidos contra todo tipo de discriminación en el ámbito de la educación” . En particular esta enmienda defiende “que los niños cuya discapacidad implique problemas de desarrollo del lenguaje, como los trastornos del espectro autista, reciban una protección particular cuando su educación se produzca en entornos multilingües, para que puedan estudiar, si sus familias lo desean, en su lengua materna”.

“Con esta petición la Eurocámara está llamando la atención sobre las situaciones de discriminación que están viviendo muchas familias en lugares como Cataluña, donde son sistemáticamente discriminadas por utilizar el español. Pero es que además el Parlamento pone en entredicho disposiciones como la Ley Celaá, que ponen en peligro la educación en lengua materna española a los niños de la educación especial”, ha declarado la eurodiputada de la formación naranja.

Pagazaurtundua también ha apelado a las instituciones comunitarias para que vigilen la nueva ley educativa aprobada en el Congreso de los diputados a través de preguntas parlamentarias al ejecutivo comunitario. Además, la eurodiputada también se ha puesto en contacto con la Comisión de Venecia, organismo que pertenece al Consejo de Europa.