Silencio (y esperanza) desde Emiratos

El regreso de Don Juan Carlos sigue pendiente de que se aclare el horizonte en los tribunales

El Rey Juan Carlos I en el Congreso, el 6 de diciembre de 2018. Por ahora, ninguna de las tres investigaciones abiertas al Monarca Emérito está judicializada
El Rey Juan Carlos I en el Congreso, el 6 de diciembre de 2018. Por ahora, ninguna de las tres investigaciones abiertas al Monarca Emérito está judicializadaServicio Ilustrado (Automático) EDUARDO PARRA - EUROPA PRESS

Desde su retiro en Emiratos, Don Juan Carlos habrá escuchado con satisfacción las palabras de elogio que tanto su hijo como la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, pronunciaron ayer durante el acto en recuerdo del fallido golpe de Estado 23-F. Su papel aquella noche abortando la intentona golpista fue explícitamente subrayado por ambos oradores y, en concreto, Don Felipe cito sus palabras hasta en dos ocasiones. La continuidad entre el compromiso con la Constitución del padre en 1981 y del hijo en 2021 fue literal.

Es pertinente recordar que Don Juan Carlos ha querido permanecer en un escrupuloso perfil bajo durante los días anteriores al 40º aniversario para no eclipsar la figura de su hijo, llamada a brillar con luz propia ayer por la mañana en el Congreso de los Diputados durante un acto institucional que tuvo lugar ante las principales autoridades del Estado.

La decisión del padre del Rey de guardar silencio vuelve a demostrar que todos los pasos que han guiado su actuación han partido de un acuerdo con Zarzuela. El último ejemplo de ello es la rapidez con la que Don Juan Carlos se apresuró a desmentir los rumores que habían surgido sobre su salud: poco después de que Zarzuela hiciera público un comunicado en el que restaba credibilidad a esas informaciones llegaron desde Emiratos declaraciones del propio padre del Rey a la revista «Hola» y a «Ok diario» que confirmaban el buen estado de salud del padre de Don Felipe. Esta estrategia para desmentir los rumores sobre su salud, señaladamente el hecho de que se produjera con tanta rapidez y coordinación, demuestra que entre padre e hijo los canales están abiertos y la cooperación es fluida. El elogio de ayer en el Congreso viene a confirmar este extremo. Todo ello invita a esperar que su retorno a España pueda materializarse pronto, al menos cuando la situación de la pandemia en España –el pretexto al que se ha aducido para prolongarse el retiro en Emiratos– haga las cosas más fáciles.

Investigaciones prejudiciales

Como ya se apuntó en anteriores informaciones, la decisión de Don Juan Carlos de dejar todo el espacio a su hijo es especialmente significativo si se tiene en cuenta que se trata del aniversario de un pasaje especialmente trascendente en su vida. Fue ese día, el 23-F, cuando el entonces Jefe de Estado, Juan Carlos I, fraguó el momento más épico de su legado político; quizá menos trascendental que la aprobación de la Ley de Reforma Política, la firma de la Constitución o la entrada en la Unión Europea; pero desde el punto de vista estético y psicológico se trató de un verdadero momento para la historia. En cualquier caso el factor determinante para que se materialice el retorno de Don Juan Carlos será la publicación del resultado de las investigaciones prejudiciales que están teniendo lugar en estos momentos en la fiscalía del Supremo. Todas las fuentes consultadas coinciden en asegurar que cuando se produzca el informe del ministerio público la consideración técnico-jurídica de los hechos que se le imputan a Don Juan Carlos será definitiva, toda vez que se está llegando hasta el final de la cuestión en todas las investigaciones abiertas con el mayor rigor.

A pesar de que la extrema izquierda y los independentistas protestarán lo cierto es que buena parte del PSOE está a favor de la figura de Don Juan Carlos. Ayer mismo el ex presidente de la Junta de Extremadura, el socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra dijo que «independientemente de cuáles sean sus errores, independientemente de lo que haya hecho o dejado de hacer» debería haber estado presente en el Congreso.