El cadáver de Déborah Fernández, asesinada en Vigo hace 19 años, será exhumado para una segunda autopsia

La jueza ha autorizado la petición de la familia para intentar hallar restos de ADN bajo las uñas que permitan identificar al autor de los hechos. Se practicará el próximo 18 de mayo

Déborah Fernández desapareció el 30 de abril de 2002 cuando solo tenía 21 años. Su cadáver fue hallado una semana después en una cuneta
Déborah Fernández desapareció el 30 de abril de 2002 cuando solo tenía 21 años. Su cadáver fue hallado una semana después en una cunetaLa RazónCedida por la familia

A falta de un año para que prescriba el asesinato de Déborah Fernández, la joven de 21 años asesinada en Vigo hace 19 años, la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Tui ha autorizado la exhumación del cadáver de la joven, tal y como pedía la familia a través de sus abogados, Ramón e Ignacio Amoedo, según han explicado éstos en una nota de prensa. El objetivo es “intentar hallar restos de ADN que hubiese podido haber bajo las uñas de Déborah”. Y es que, aunque sea un estudio que forma parte del protocolo habitual en la práctica de cualquier autopsia y estudio forense, tal y como recuerda el abogado, en el caso de la joven “sorprendentemente no se tomaron muestras para su análisis”. También se aprovechará la exhumación de los restos cadavéricos para analizar todos los vestigios que sean “de interés científico, antropológico o criminalístico”. La familia también denunció, en un reportaje recogido en LA RAZÓN el pasado viernes, que sólo le habían practicado radiografía de hombros para arriba, de modo que no se podría apreciar lesiones en los huesos de la muñeca si, por ejemplo, luchó contra su asesino mientras éste la asfixiaba, que parece la causa de su muerte. Su hermana Rosa, denunciaba el pasado viernes en este diario que solo les ponían trabas y que casi 20 años después, la Justicia no había podido acusar a nadie.

A Déborah se le pierde la pista a eso de las 21:00 horas del 30 de abril de 2002. Había comentado que esa noche había quedado para ver la película de “Amélie” pero lo único que se supo es que su cuerpo sin vida fue hallado una semana después en una cuneta cerca de O Rosal. Para los investigadores y los abogados de la familia siempre hubo un principal sospechoso: su novio. Sin embargo, éste nunca ha declarado en sede judicial a lo largo de todos los años de instrucción del caso, que ya ha sido cerrado y reabierto por varios jueces diferentes que han ido pasando por el juzgado de Tui.

“Le ayudaron a esconder el cuerpo”

Ahora, con el “ok” judicial a esta importante diligencia, la familia recobra la esperanza de que se pueda “cerrar el círculo sobre la persona que intervino en la muerte de Déborah y las personas que pudieron ayudarle a esconder y manipular el cuerpo”. La práctica del delicado proceso de exhumación será el próximo 18 de mayo a las 12:00 horas del mediodía.

Además, la jueza también ha autorizado que los peritos propuestos por la familia analicen el disco duro del ordenador de la joven.