La “NASA española”: ¿una realidad antes del verano?

Durante 15 años no ha pasado de propuesta, pero ahora el Gobierno trabaja en la creación de una Agencia Espacial Española en el marco de la nueva estrategia de Seguridad Nacional

Imagen modificada de Wikiimages
Imagen modificada de WikiimagesWikiimagesCreative Commons

España ha anunciado la creación de su propia NASA en las próximas semanas, una agencia espacial que se incluya en el marco de la nueva estrategia de Seguridad Nacional que el Ejecutivo quiere aprobar antes del verano. No es la primera vez que se habla de esto, hace más de 15 años que la propuesta se presenta políticamente para no pasar de ahí. Esto obviamente no transmite demasiada confianza, así que, aunque todos aplauden la iniciativa, el sector se vuelve incrédulo cada vez que se vuelve a anunciar.

No obstante, la bomba está lanzada. El director del gabinete del presidente del Gobierno, Iván Redondo, sorprendió a la comunidad científica e industrial al anunciar la creación de una Agencia Espacial Española en el marco de la nueva estrategia de Seguridad Nacional que el Ejecutivo quiere aprobar antes del verano. Eso sí, lo hizo sin detallar nada en cuanto a presupuestos se refiere o a qué función tendría. Esta falta de concreción ha hecho que el sector rememorara de inmediato cada intentona anterior y reaccionara torciendo el gesto. Todos se preguntan lo mismo: ¿El anuncio será de nuevo una oda política al sol? Sin embargo, esta vez la noticia sí que puede ser real, y puede serlo porque a nivel industrial las cosas han cambiado bastante en los últimos 15 años. Y ya se sabe que en países como España el orden es ese, la institución rectora surge no por la necesidad de poner en marcha un sector prometedor como en otros países, sino para subirse al carro de un sector ya en alza. Y sin duda el espacio está en franco crecimiento en España.

Lo cierto es que España es de los pocos países de su entorno que no cuenta con una agencia propia, como es el caso de Portugal, Francia, Alemania, Reino Unido, Italia, Bélgica, Polonia, Luxemburgo, Suecia, Suiza, Austria y Rumanía. Hay que matizar que esto es algo reciente, porque España sí que tuvo una agencia, o al menos algo parecido. Fue entre los años 1963 y 1986, se llamaba Comisión Nacional de Investigación del Espacio (Conie) y estaba adscrita al entonces Ministerio del Aire. Tras su desaparición, el debate sobre su reapertura no ha cesado y la lucha por intentar desarrollar una institución de estas características sigue vigente.

AUn así, España no está coja en este ámbito. Existen organismos centralizados que gestionan las misiones espaciales, organismos con presupuestos propios, pero no exclusivos para el sector. Los profesionales apoyan a estas instituciones, pero la mayoría coincide en que la centralización total de la actividad en una única agencia que se dedique exclusivamente al espacio es un paso imprescindible.

¿Por qué ahora sí puede ser?

Desde 2005 muchos políticos han prometido la creación de una agencia espacial nacional durante sus mandatos, pero las promesas nunca han llegado a buen puerto. Puede entenderse que en esa época, hace 15 años, la escasa aportación de España al sector espacial hacía que invertir en una agencia propia no tuviera demasiado sentido para la mentalidad nacional, pero ahora las cosas han cambiado.

Pedro Duque en el consejo ministerial ESA de 2019 en España. FOTO: ESA

El ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, es uno de los profesionales del sector que hasta ahora no lo veían posible y ahora lo ven indispensable: “El momento es positivo, en los últimos 20 años siempre he dicho que habiendo sólo una única financiación para temas del espacio y no teniendo programas espaciales, lo que hacíamos era contribuciones a la ESA, así que no tenía sentido; ahora, al incrementarse la actividad y al haber en ciernes proyectos nacionales, tenemos que estudiar la creación de una agencia”.

Para el exastronauta, las circunstancias para pensar en la creación de un organismo nacional dedicado al ámbito espacial son hoy en día muy distintas a las de hace apenas dos décadas. “Siempre he dicho que serviría la creación de una institución como esta en el caso de que hubiese diferentes fuentes de financiación que hubiese que coordinar, y también de requisitos y peticiones para programas del espacio, y yo creo que, en este momento, estamos ahí”, insiste.

Duque ha revelado que la idea de crear esta agencia se empezó a gestar a principios de año y que lo que se hará a partir de ahora es crear una hoja de ruta donde se recoja el mínimo trastorno posible de las cuentas públicas, para después debatir sobre la estructura de dicho organismo.

¿Cómo sería dicha agencia?

Desde el anuncio de Iván Redondo, los expertos en ciencias espaciales han especulado mucho sobre cuál sería la mejor estructura de agencia para España. El exdirector de Crisa/Airbus Defence & Space, Víctor Rodrigo, ha explicado públicamente que “el modelo francés y alemán son los ideales, al defender los intereses y al desarrollar tecnología al mismo tiempo”. Sin embargo, Rodrigo cree que en aunque lo idílico fuera eso, en España lo más sensato sería tener una agencia pequeña, sin más ambiciones.

Sea como fuere, para ser considerada una agencia tienen que darse tres condiciones: una ley que le dé la función; que gestione todo el programa espacial en España; y que sea la única voz en organismos internacionales y en programas bilaterales con otros países.

Memoria de la patronal del sector, Tedae, correspondiente a 2019. FOTO: Tedae

¿Qué piensa la industria?

Muchos profesionales del sector coinciden en que es un paso necesario. En España ya se hacen muchas cosas, aunque todo mejoraría si se desarrollaran bajo un mismo organismo dedicado exclusivamente a ello.

Según el director general de Espacio de GMV, Jorge Potti, “el anuncio del Gobierno sobre la creación de la Agencia Espacial Española es una excelente noticia que recoge una aspiración del sector de muchos años. Confiamos en que la agencia suponga un considerable impulso a la industria espacial española en un momento, además, en el que existen grandes oportunidades en el contexto europeo y global”.

Por su parte, desde la Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Seguridad, Aeronáutica y Espacio (Tedae) han indicado que “el Espacio es un sector altamente estratégico, al que le corresponde una política de Estado, que simbolizaría la Agencia Espacial Española y facilitaría la definición e implementación de una verdadera política nacional en materia espacial. Asimismo, la gestión y defensa de los intereses nacionales en materia espacial, y muy particularmente de los intereses industriales, se desarrolla en un entorno internacional complejo, competitivo y muy exigente que incluye un buen número de organizaciones y agencias internacionales. La Agencia Espacial Española dotaría de mayor coherencia a la interlocución exterior y a la acción del conjunto de las administraciones públicas en materia espacial”.

Evolución de la facturación en el sector espacial hasta 2019 FOTO: Tedae

España sí tiene un programa espacial

Aunque el anuncio de la creación de esta agencia nacional se espera desde hace muchos años, lo cierto es que ya existen en España organismos que gestionan la actividad espacial y con mucho éxito. Desde el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) o desde el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) se han conseguido gestionar numerosas misiones, creando muchas sinergias con la industria, la comunidad científica y el Gobierno central. Además, la contribución de España a la Agencia Espacial Europea (ESA) hace que sea un miembro importante y con mucha actividad en Europa. En definitiva, que no exista una agencia espacial en España no quiere decir que no haya programa espacial.

La facturación de la industria espacial española es una buena prueba de esto, de hecho, alcanzó los 863 millones de euros en 2019. De acuerdo con las cifras dadas a conocer por Tedae cada año, las exportaciones representaron el 81% de la facturación total, 700 millones de euros. Asimismo, el empleo vinculado al sector aumentó un 8,2% hasta los 4.230 empleados, posicionando a España en el cuarto lugar de países europeos por cantidad de puestos de trabajos.

Además, en 2020, España fue el quinto país que más contribuyó al programa espacial europeo, con 249,5 millones de euros, lo que supone un 5,1%, del presupuesto para las actividades y programas de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Los datos lo avalan, la comunidad científica y la industrial también, los políticos lo han anunciado. La Agencia Espacial Española está más cerca.