El radar de vigilancia espacial del Ejército del Aire español vigila los restos del satélite destruido por Rusia con un misil

Es España a través del Centro de Operaciones de Vigilancia Espacial (COVE) quien viene realizando un seguimiento activo de cada uno de los fragmentos

Efectivos del Ejército del Aire en el Centro de Operaciones de Vigilancia Espacial
Efectivos del Ejército del Aire en el Centro de Operaciones de Vigilancia Espacial FOTO: Ejército del Aire

El Ejército del Aire español realiza estos días una de sus misiones más complejas y no hay aviones implicados: la observación dos veces al día de los fragmentos del misil Cosmos-1408 destruido por Rusia con un misil. Una misión que, además, se va haciendo más difícil conforme pasan los días ya que los fragmentos del satélite se irán dispersando y separando de su órbita original, aumentando la duración de la ventana de observación, lo que dificulta su monitorización.

Rusia lanzó el pasado lunes presumiblemente desde el cosmódromo de Plesetsk un misil anti-satélite (ASAT) que tenía como objetivo alcanzar este artefacto, que se encontraba en órbita a 490 km de altura en estado inoperativo desde 1984.

Es España a través del Centro de Operaciones de Vigilancia Espacial del Ejército del Aire (COVE), como centro militar responsable de la vigilancia y conocimiento de la situación espacial, quien viene realizando un seguimiento activo de cada uno de los fragmentos. Según las estimaciones, la explosión provocó más de 1.500 fragmentos de diferentes tamaños.

En esta misión está siendo clave el radar de vigilancia espacial S3TSR (Spanish Space Surveillance and Tracking Space Radar) desarrollado por la empresa española Indra. El S3TSR se encuadra dentro de la red de sensores del consorcio europeo EU-SST (European Union Space Surveillance and Tracking) y fue el segundo sensor en reportar al consorcio datos de la fragmentación, confirmando el impacto. “Hasta el momento es el radar que más trazas (tracks) ha reportado de los fragmentos generados”, subraya el Ejército del Aire.

Detección de fragmentos

El S3TSR monitorizó por última vez al Cosmos-1408 antes de su destrucción el 13 de noviembre a las 16:33 UTC. El siguiente pase esperado era el correspondiente al pasado martes día 16, a las 05:19, momento en el que el satélite ya no aparecía como un solo objeto. En ese pase el radar ya detectó 16 trazas diferenciadas, lo que indica que deben ser posibles fragmentos del satélite original.

Ese mismo día, a las 16:48 se detectaron dos fragmentos más. A las 04:53 del miércoles la nube de fragmentos pasó de nuevo sobre el campo de visión del S3TSR, detectándose 13 objetos, y a las 16:21 se generaron otras 18 trazas. La última observación registrada tuvo lugar ayer día 18 a las 04:48, en la que se observaron 5 trazas.

El radar está situado en la base aérea de Morón (Sevilla) y su operación y sostenimiento es responsabilidad del COVE desde el 30 de diciembre de 2020. Antes, esta función recaía en el S3TOC (Spanish Space Survelliance and Tracking Operations Centre), centro a través del cual España participa en el consorcio EU-SST.

El COVE llevará a cabo un seguimiento específico de los nuevos objetos generados a fin de proporcionar el oportuno conocimiento de la situación espacial hasta que se considere que éstos se encuentran controlados a través de su correspondiente proceso de catalogación.