Las víctimas desconfian de “la farsa” de los presos etarras: «Son sillones a costa de Memoria»

Advierten de que el comunicado «rezuma a estrategia de blanqueamiento» y pacto entre PSOE y EH Bildu

Recibimiento a las puertas de la cárcel de Logroño de proetarras a Otegi
Recibimiento a las puertas de la cárcel de Logroño de proetarras a Otegi FOTO: Mondelo La Razón

El anuncio del Colectivo de Presos Políticos Vascos (EPPK) renunciando, de facto, a los recibimientos que se les tributan en sus localidades de origen cuando salen de la cárcel, porque reconocen que hubo «personas que expresaron honestamente su dolor por la recepción que se les tributaba»; y que han entendido «ese dolor», unas palabras que han sido recibido por las víctimas del terrorismo con «desconfianza». Advierten de que «rezuma a estrategia de blanqueamiento» y piden «hechos y no palabras».

El presidente de Dignidad y Justicia, Daniel Portero lo califica de «farsa» porque «es un compadreo, un enjuague que tiene el PSOE con EH Bildu», precisamente para que los socialistas pudieran votar en contra de la propuesta que presentaba ayer Ciudadanos en el Congreso de una Ley de Memoria y Dignidad de las Víctimas del Terrorismo donde, precisamente, se insta a perseguir los «ongi etorris». «El PSOE necesitaba una excusa, y ésta pasaba porque se descolgaran los de EH Bildu, a través del EPPK, que controlan ellos a través de Sortu». «Se trata de justificar el “no” que vimos ayer en el Congreso de los Diputados».

La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) recordó al colectivo de presos de ETA, EPPK, su exigencia de que colaboren en esclarecer judicialmente más de 300 atentados sin resolver, si es verdad que quieren aliviar el sufrimiento de las víctimas con su renuncia a actos de homenajes públicos de los terroristas excarcelados. «La mejor manera de sanar las heridas de las víctimas es colaborando con la justicia contribuir con el derecho a la verdad y la justicia tan necesario para cerrar el duelo», apuntan desde el colectivo que preside Maite Araluce. Esta es una petición que la AVT lleva realizando al actual Gobierno de Sánchez desde que puso fin a la política de dispersión con el acercamiento a cárceles vascas y navarras de los condenados por el terrorismo de ETA.

La AVT exige «más hechos y menos palabras», subrayando que el contexto en el que se ha publicado este comunicado del colectivo de presos de ETA sigue utilizando un lenguaje en el que se justifica la violencia. Y es que, la asociación de víctimas advierte de que el Gobierno se apoya en EH Bildu mediante un pacto de «presos por presupuestos».

La AVT recuerda que han pasado diez años desde el fin de ETA, mientras que el EPPK justificaba su anuncio sobre los «ongi etorri» en que buscaban la convivencia frente a «quienes quieren impedir la paz y perpetuar la imposición», buscando «venganza con la voluntad de imponer una historia falsa que distorsione el conflicto, alimentando la historia de ganadores y perdedores».

Desde Covite, valoran positivamente que el EPPK afirme que van a renunciar a hacer homenajes a los presos de ETA a su salida de prisión, pero remarca que «de la izquierda abertzale no queremos palabras, sino hechos». En este sentido, el colectivo de víctimas exige a la izquierda abertzale no solo que cesen los «ongi etorris», sino toda expresión de legitimación y justificación a ETA. «Que dejen de llamar presos políticos a los asesinos de nuestros familiares. Que dejen de exigir su impunidad en multitudinarias manifestaciones. Que saquen a ETA del espacio público, de las calles de todos y no hagan pintadas, pancartas, etc. de exaltación a ETA. Y que dejen de homenajear también a etarras fallecidos», reclama Consuelo Ordóñez.

Además, el Colectivo acusa a la Audiencia Nacional de ser la institución responsable de la impunidad con la que se ha venido realizando este culto al etarra, puesto que hasta ahora ha archivado todas las denuncias presentadas por el Colectivo por homenajes públicos a etarras a su salida de prisión: un total de 27 denuncias desde 2016. «La Audiencia Nacional ha demostrado que no tiene voluntad de aplicar el artículo 578 del Código Penal, que tipifica los delitos de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas, como sí lo hacía hasta hace unos años por los mismos hechos que denunciamos últimamente, llegando a condenar a dirigentes de la izquierda abertzale como Arnaldo Otegi o Tasio Erkizia» reprochó Consuelo Ordóñez.

“Lenguaje asqueroso”

La secretaria de Asociación Navarra de Víctimas del Terrorismo de ETA, Paz Prieto, considera que el comunicado, «como siempre, utiliza un lenguaje asqueroso». «Dolidas podemos estar... Me pone enferma el lenguaje que emplean, cuando dicen que quieren superar la paz, y abrir caminos...» Se muestra convencida de que, esa perversión del lenguaje que utilizan «es algo que les ha pedido el PSOE a cambio de su apoyo». Además, dice que «¡es el colmo que los familiares de presos de etarras nos digan qué es lo que tenemos que hacer para conseguir la paz y la libertad!». Prieto tilda el comunicado de «pura estrategia política y un paso más en el blanqueamiento que está llevando a cabo el PSOE de Sánchez y Chivite. «Son sillones a costa de la Memoria de nuestros familiares asesinados y de su dignidad». «Constituye una derrota moral para España porque el Estado, hace muchos años, debería haber impedido estos homenajes».

Por su parte, el presidente de la asociación de víctimas catalana, (Acvot), José Vargas, afirma que eso de que vayan a dejar de hacer «ongi etorris» es algo que «no se cree ni el mentiroso compulsivo de Sánchez, ni su lacayo Marlaska». Ve un «pacto entre PSOE y Bildu, liderado por Otegi y que busca el derribo del PNV». «Estamos indefensos en manos de anarquistas funcionales y con coche oficial», resume.