Consuelo Ordóñez: “Ahora ya no tienen criterio para acercar a los presos de la banda terrorista”

La presidenta de Covite destaca que, con los últimos traslados de etarras a las prisiones vascas, «nos saltó la alarma»

La presidenta Colectivo de Víctimas del Terrorismo de Euskadi (Covite), Consuelo Ordóñez
La presidenta Colectivo de Víctimas del Terrorismo de Euskadi (Covite), Consuelo Ordóñez FOTO: Kai Försterling EFE

Hace unos días, la presidenta de Covite remitió una carta a Instituciones penitenciarias para pedir que solamente se acerque a cárceles vascas a aquellos presos de ETA que «hayan dado un mínimo signo de querer iniciar el camino de la reinserción». La hermana Gregorio Ordóñez muestra su preocupación por los últimos movimientos han acontecido.

¿Por qué decide enviar ahora esa misiva a Prisiones?

Porque estamos empezando a notar un cambio. Desde Covite, nunca hemos criticado los traslados de presos, sin embargo, en los dos últimos acercamientos nos han saltado las alarmas. Ahora están en la segunda fase, donde los que están de Madrid para arriba pasarán más tarde o temprano al País Vasco. Tienen la presión de los nacionalistas que lo que quieren es tenerlos todos allí.

¿Qué diferencia han notado?

El viceconsejero del gobierno vasco me facilita datos sobre cada preso, el por qué estaba condenado, si tiene o no alguna carta... Eso lo hacía antes el Ministerio del Interior y ya no lo hace. Cuando yo tenía dudas, en la fase anterior, cuando los subían del sur hacia el norte, nos comunicaban si había alguna carta -no tanto de arrepentimiento, pero en esa línea-. Recién nombrado Fernando Grande-Marlaska, la línea roja que le pedí para acercar a los presos al País Vasco era que lo hicieran con aquellos que se estuvieran desmarcando de la banda terrorista.

¿Cómo se sabe que los presos se están desmarcando de verdad de ETA?

Es fácil saber que se están desmarcando de la disciplina. Son lo más parecido a una mafia, tienen núcleos cerrados. ¿Cómo se nota en las cárceles? La izquierda abertzale sigue manteniendo esa disciplina con los presos, porque funcionan igual que una mafia o secta. Diputados o senadores de EH Bildu van a las cárceles, realizan visitas frecuentes para reunirse con presos de ETA. Además, se les facilita dinero, los abogados -Txema Matanzas es quien sigue llevando todo el tema de presos-, les proporcionan también los médicos; de manera que, si les sale un forúnculo saben que con eso les pueden iniciar un expediente por «preso enfermo»; son médicos de parte que trabajan con toda esta mafia. También les proporcionan psicólogos y las familias fuera de las cárceles están controladas. Si estás con ellos, estás en la tribu tanto los que están dentro, como su gente desde fuera. Los funcionarios de prisiones saben quién va a esas reuniones, cómo hablan con ellos y que, quien se arrepiente, deja de ir. Saben quién está con ellos y quién se está desvinculando de ellos. En todas las cárceles habrá al menos uno o dos que no está con la mafia.

¿Esas cartas le daban tranquilidad? ¿Eran creíbles?

En esas cartas yo antes controlaba a aquellos presos que eran trasladados a las cárceles vascas, que es lo yo pongo mi foco y atención. Entonces preguntaba, cuando había uno de los malos que no tenía carta, y levantaba el teléfono y me daban dos explicaciones: una, que por protección -debido a que no se puede poner en un correo que es por enfermedad-, o porque el preso en cuestión tenía próximo el cumplimiento de condena: dos motivos por los que yo no iba a decir nada. El tercero eran las cartas en las que se desvinculaban.

Covite presentó en su día a Interior un programa sobre la «justicia restaurativa»...

No había un programa específico para presos de ETA sobre «justicia restaurativa» y, por eso, nosotros nos hemos adelantado y lo hemos hecho. Nosotros estamos a favor de la justicia restaurativa conforme a los estándares internacionales, pero uno de los estándares que tiene que cumplir es la transparencia. Sin embargo, ahora, no nos están contando nada, y nos hemos dado cuenta de que parece que no tienen ningún criterio a la hora de hacer esos traslados a cárceles vascas o tienen un criterio opuesto al que deberían tener; y por tanto pueden acercar tanto al más irredento, al que está más en la tribu, como a uno que hubiera hecho el esfuerzo de salirse de esa mafia. Fue ahí donde nos saltó la alarma, porque para conseguir la reinserción, aunque sé que todos van a acabar en cárceles vascas, que empiecen por los arrepentidos. Y, ¿por qué ahora nos dan menos información?

¿Ha pedido reunirse con Prisiones?

He pedido reunión con la consejera del Gobierno vasco y estoy pendiente de que me dé esa cita porque quiero información de cuál va a ser su política penitenciaria. Porque no pueden hacer una justicia restaurativa con lo que no lo es y tienen que seguir unos estándares: no se está incentivando la reinserción si acercas a los más irredentos al igual que a uno que se haya desvinculado. ¿Los van a poner también juntos en los mismos módulos?

¿Y teme que se les pueda dejar en libertad tras esos traslados, que sea la siguiente fase?

No, los asesinos de mi hermano van a estar en la cárcel hasta que cumplan sus condenas o hasta que lo decida el juez que les ha condenado, ya está; conforme a las leyes. Es imposible, la amnistía no existe y es un juez quien decide cuándo ha cumplido un etarra condena y por esa línea estoy tranquilísima. Los nacionalistas no han pedido nunca la amnistía.

Una encuesta dice que el PNV volvería a ganar las elecciones y Bildu sacaría dos escaños más. ¿Entiende a la sociedad vasca?

No entiendo que nunca les ha pasado factura. El PNV gobernará el País Vasco hasta que desaparezca el mundo. A los políticos de turno no les importa nada la radicalización que denunciamos. ¿Por qué sube incluso Bildu? Porque es más cómodo votar nacionalismo porque así no vas a tener mala conciencia de qué hiciste cuando mataban a tu vecino. La mayor operación de blanqueo de ETA se hizo cuando se volvió a legalizar a Bildu y Sortu, porque recuperaron toda su maquinaria. Tienen mucho poder: el económico, el político y antes incluso eran lo más parecido a Dios porque decidían sobre la vida de las personas. La izquierda abertzale es quien mejor domina la propaganda, son verdaderos influencers».