Sánchez, sobre la reunión con Feijóo: “El CGPJ tiene que estar antes de junio”

El presidente del Gobierno aterriza en Rabat, donde espera que el encuentro desencadene pasos “muy positivos en los próximos días”. “Hoy es el inicio”, dice.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe al nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, este jueves en el Palacio de la Moncloa en Madrid
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe al nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, este jueves en el Palacio de la Moncloa en Madrid FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

El presidente del Gobierno ha salido de la reunión con Alberto Núñez Feijóo en Moncloa y se ha subido a un avión rumbo a Rabat, donde se producirá la trascendente reunión con el rey Mohamed VI.

Un encuentro del que saldrá, por lo pronto, “una imagen” muy potente a nivel bilateral, cuyos resultados se irán “concretando” en los próximos días. “Lo de hoy es muy importante y desencadenará pasos importantes en los próximos días”, ha señalado Sánchez, en una conversación informal con periodistas durante el vuelo a Rabat. “Hoy es el inicio”, ha explicado.

El presidente entiende que el paso dado con el Sáhara “es bueno para España” porque “había que normalizar las relaciones” con Marruecos. En la reunión con el líder popular, Sánchez ha confesado que Feijóo le ha reprochado las formas con las que se ejecutó la decisión, pero sin aclarar cuál es su posición.

El Gobierno, con todo, se “reafirma” en que su posición es la mejor, en la línea con Naciones Unidas y otros líderes europeos, y restan importancia a la proposición no de ley que se ha votado hoy en el Congreso, auspiciada por los socios de Sánchez. El presidente, sea como fuere, no cree que estas discrepancias sobre el Sáhara debiliten la posición de España ante Mohamed VI. “Lo que le importa -en alusión al monarca aluí- es la palabra del presidente”, ha señalado Sánchez, sobre las críticas del resto de partidos.

“Con más incógnitas que certezas”

Sobre la reunión con Feijóo, el presidente ha asegurado que “sale con más incógnitas que certezas”, porque, aunque el tono ha sido “bueno y cordial”, el líder del PP no le ha aterrizado ninguna propuesta concreta. Más allá de las bajadas de impuestos, una deflactación del IRPF que Sánchez le ha afeado a Feijóo que no realizan cuando están en el Gobierno.

Ha habido más interlocución, en cambio, en cuanto al CGPJ, cuya renovación “tiene que estar antes de junio”, le ha dicho el presidente. Ambos han quedado en seguir hablando y han pactado comunicar que restablecían las negociaciones, pero sin hablar de nombres.

El tablero político

Sánchez también le ha hecho al líder del PP una reflexión sobre el auge de la ultraderecha a cuenta de las consecuencias de la guerra de Ucrania. Un crecimiento que se produce en el espacio político de la derecha y ante el que el presidente ha espoleado a Feijóo a ocuparse y sobre el que no ha recibido un compromiso expreso. En concreto, Sánchez ha recordado la ley de violencia intrafamiliar de Castilla y León entra en contradicción con el Pacto de Estado contra la violencia de género, algo que el líder del PP no comparte y ve “compatible”.