Insatisfacción de Esquerra con Sánchez: “El mayor controlador del CNI es el presidente del Gobierno”

Los republicanos ven insuficiente los cambios legales anunciados por Moncloa

Las explicaciones que ha dado Pedro Sánchez no han convencido a Esquerra. Ni tampoco los anuncios de impulsar dos leyes relacionadas con el CNI para hacer cambios: una Ley de información clasificada, que sustituya a la actual Ley de Secretos Oficiales de 1968, y una reforma de la Ley que regula el control judicial del CNI para “mejorar las garantías”. Gabriel Rufián ha mostrado insatisfacción con el presidente del Gobierno, a quien ha recordado que el “mayor controlador” del CNI es él mismo. Es decir, ha responsabilizado implícitamente a Sánchez del espionaje, a pesar de que el presidente del Gobierno ha tratado de sacudirse toda culpa.

“No puede blanquear a su ejecutivo frente a todo”, ha señalado Rufián, quien también ha considerado que “pegasus” forma parte de una operación de las “cloacas del Estado” para “excitar” a Esquerra para “desestabilizar” al Gobierno. “Con intervenciones como la de hoy, usted hace lo único que hacer es darles la razón”, ha afirmado. “No pueden decir constantemente ante cualquier escándalo que no pasa nada”, ha señalado, y ha advertido de que el espionaje a los independentistas “está abriendo una vía peligrosa” porque podría ocurrir lo mismo si los sindicatos convocan una protesta que acaba con disturbios.

La portavoz de JxCat, Míriam Nogueras, se ha mostrado en la misma línea que Rufián y se ha preguntado qué ha venido a hacer Sánchez porque considera que se ha dedicado a “criticar a la derecha y quitarse la responsabilidad”, sin tomar ninguna decisión. Asimismo, ha advertido de que la “anestesia” que han aplicado al independentismo y “más tarde o más temprano” volverán a salir a la calle.

Sánchez, eso sí, ha tratado en su discurso de recuperar la confianza con los independentistas. “Lamento que haya minado la confianza”, ha afirmado, sobre este caso, y ha reiterado su voluntad por dar impulso al diálogo. De hecho, ha querido reivindicar que el diálogo está dando sus frutos apoyado en encuestas que dicen que la convivencia ha mejorado.

Desde Unidas Podemos, socio minoritario en Moncloa, el jefe del grupo parlamentario, Jaume Asens, también ha evidenciado su malestar por la comparecencia del presidente del Gobierno y ha lanzado varias preguntas a las que a su juicio no ha encontrado respuesta en el discurso de Pedro Sánchez. El dirigente morado ha aprovechado, además, a exigir al jefe del Ejecutivo a reafirmar su compromiso con Cataluña.

“¿Qué sabemos de Pegasus?”, “¿Quién en el Gobierno del PP compró Pegasus? ¿Hay un CNI bajo control? ¿Quién accede a esta herramienta?”, ha enumerado. “Tenemos una posición mucho más crítica con Pegasus porque pone en peligro la democracia y eso afecta a la imagen internacional. Con los adversarios se dialoga, no se les espía”, le ha reprochado.

Aún así, el portavoz morado sí ha apelado a la “valentía” de Pedro Sánchez por los indultos, pero ha exigido a Sánchez más pasos para resolver “la cuestión territorial” en Cataluña, poniendo en duda que la mesa de diálogo sirva para restaurar la confianza y convivencia entre Estado y Generalitat. Le ha retado, de cara a la última parte de la legislatura, a pensar por qué razón será “recordado”. “Aznar será recordado por la guerra, Rajoy el de los recortes y ¿Cómo quiere ser usted recordado?”, le pregunta. “¿Por la reforma laboral, por el Ingreso Mínimo Vital....? Hay que abordar la cuestión territorial. Hay que sumar y dialogar”, finaliza.

Mesa de diálogo

El presidente del Gobierno ha contestado a las críticas de Asens sobre cómo querrá ser recordado, aludiendo a los esfuerzos para la aportación hacia la convivencia. “Hemos hecho mucho, ya sé que hay mucho camino por recorrer. Creemos en el diálogo, pero es evidente que partimos (con ERC y Junts) de posiciones muy lejanas. Si el independentismo solo defiende la amnistía y la autodeterminación, tenemos un problema”, ha explicado para después volver a tender la mano al independentismo para convocar la reunión Estado-Generalitat. Reconociendo, de nuevo, que es consciente que el caso Pegaus “ha minado la confianza con los socios”, Sánchez ha asegurado que “los problemas de confianza se les da respuesta con confianza y a los de diálogo, con diálogo”. Ante la reunión que no llega, el Gobierno defiende que está “siempre dispuesto” a reunirse con el Govern”. “Vamos a una negociación gradual y tejer la confianza para lograr una solución democrática que sea aceptada por la sociedad catalana”.

Desde el PNV, si bien han acogido con satisfacción las reformas para el CNI, se han mostrado muy críticos con la comparecencia de Sánchez, por negar su conocimiento del espionaje. El portavoz peneuvista, Aitor Esteban, le ha reprochado en caso de que fuese verdad que no lo conocía. “Un Gobierno democrático debe conocer lo que hacen los servicios secretos, no utilizarlos”, ha criticado. “Si lo sabía me parece una responsabilidad estar espiando a aquellos con los que es necesario forjar un acuerdo y tienen la legitimidad de las urnas”. Ante esto, el líder del Ejecutivo ha vuelto a negar que conociese las escuchas y ha rechazado que deba tener conocimiento de ello. “Sería un mal ejemplo que yo decidiese a quién se debe intervenir los teléfonos. Mi deber es salvaguardar el orden constitucional”.

Finalmente, la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, ha criticado el espionaje y se ha preguntado si es “normal” que se monitoree a aquellos que apoyan al Gobierno. “¿Transmite confianza y respeto?”, ha planteado y ha dado el plácet a las reformas legales que ha propuesto Sánchez, pero “no exime al Gobierno de aclarar el espionaje”. “Nos ha pedido un acto de fe y nosotros pedimos investigar y aclarar”, ha señalado, antes de decir que están haciendo “esfuerzos y trabajando” para sostener la mayoría de investidura, pero “la mayor responsabilidad” la debe mostrar él. “Le pedimos que cuide la mayoría de investidura. Ponga todos los medios para aclarar este escándalo”, ha afirmado.