Andalucía

Olona se queda en Andalucía para liderar la oposición en las políticas “del abrazo” entre PP-PSOE

Vox pasa a ser la tercera fuerza política tras una campaña “difícil” y tiende la mano a Juanma Moreno

Un día después de la noche electoral, Macarena Olona compareció ante los medios de comunicación para hacer una valoración de los 14 escaños logrados en el Parlamento andaluz, unos resultados que recibe “con una sonrisa” porque los andaluces dijeron “no” al Gobierno de Sánchez y a las políticas de izquierdas. De la quinta fuerza, Vox pasa a la tercera en el Parlamento, logrando que más de 100.000 personas confiaran en ellos por primera vez.

Olona apuntó que había sido una campaña “difícil”, que les consolida como alternativa. Reconoció que “hubiéramos preferido que nuestra fuerza parlamentaria fuera mayor”, al tiempo que prometió a su electorado que “no les vamos a defraudar”.

La candidata de Vox aseguró que está ahí “por una causa mayor”, sin “miedo a nada ni a nadie” y que lo importante “no es el resultado” si no qué se hace con ello, al igual que qué se hace con una mayoría absoluta -como la lograda por Juanma Moreno-. “Vox viene a abrir debates que antes no se daban” y, la candidata del partido que lidera Santiago Abascal mostró su orgullo de liderar esa voz. Olona ha vuelto a tender la mano a Juanma Moreno porque Vox estará “en todo lo que sea bueno” para los andaluces. “Mano tendida” con el objetivo de sacar Andalucía del liderazgo de las estadísticas más dramáticas.

Además, en Vox “seguiremos reclamando la seguridad en las calles, para que el ejercicio del gobierno sea la mejor versión de sí mismo, poniendo a la familia en el foco de las políticas. Vamos a seguir demostrando que Vox siempre cumple”.

Olona se compromete a que “mi entrega va a ser en corazón, cuerpo y alma” destacando que empieza un “tiempo apasionante” y que “no vamos a abandonar a los miles de personas que han depositado su confianza en nosotros, y con ella representaremos la voz del sentido común de los andaluces, trabajando a destajo y sudando la camiseta pública. Nos debemos a los andaluces y a nuestros principios que no han variado desde su formación”.

Objetivo “liderar la oposición”

Vox se había marcado como objetivo ser determinante para la conformación del gobierno, aunque, Olona indicó que ellos, en realidad “salíamos a ganar”. Tras los resultados dijo que “somos muy respetuosos” con la voluntad de los andaluces y consideró los 14 escaños logrados como un buen resultado. Eso sí, dejó claro que a posición de Vox en el Parlamento Andaluz no va a ser “irrelevante”. “¿Cómo va a ser irrelevante?”, dijo Olona al tiempo que celebró el “descalabro histórico” de la izquierda asegurando que Vox “liderará la oposición” en el “abrazo permanente” entre PP-PSOE que “no son pocos”. “Seguirán viéndonos los andaluces como alguien de su familia, como me han tratado todos estos días, porque soy su Macarena”, y “hablamos como ellos”.

Olona asume como un “privilegio” el poder elevar la voz por los andaluces y formar parte de la “inmensa familia” que nos dará “muchas tardes de gloria” y que, el conocimiento adquirido como diputada nacional “lo podré aportar en nuestra actividad parlamentaria” y seguirá trabajando en las acciones que se necesiten de ella en el partido. “Habríamos deseado que los andaluces nos pusieran en una posición con liderazgo y mayoría absoluta, el deseo de todos los candidatos, con la certeza de que traemos el mejor programa” y reiteró que la campaña “no ha sido sencilla”. Asimismo, confirmó que internamente valorarán “internamente” y de manera discreta los fallos que se hayan podido cometer en campaña.

Están tan acostumbrados que en política sean todo “fuegos artificiales” y un “circo” que unos no acaban de creérselo y otros “manipulan”. Por ello Olona indicó que lo dicho durante la campaña “es lo que mantenemos, no cometemos fraude” por tanto “lo que dijimos, es lo que habríamos cumplido” y por tanto si Juanma Moreno hubiera necesitado un solo escaño para gobernar Vox habría hecho valer sus votos.

Ante la posibilidad de que, si el líder del partido, Santiago Abascal le hiciera volver a Madrid. Olona auntó que ella es “soldado, pero ante todo soy hija de Dios”, por lo que no puede asegurar cuáles son los designios de Dios, pero garantizó que es “firme” en su decisión de quedarse en Andalucía.