Unanimidad entre los expertos: el Rey cumplió el protocolo ante la espada de Bolívar

Esgrimen que no representa a Colombia ni a ninguna institución. Además, recuerdan que “no formaba parte del protocolo” de la ceremonia

-FOTODELDÍA- AME7949. BOGOTÁ (COLOMBIA), 07/08/2022.- Cadetes ingresan con la espada de Bolívar en una urna a la ceremonia de investidura del presidente de Colombia, Gustavo Petro, hoy, en la Plaza Bolívar de Bogotá (Colombia). EFE/ Carlos Ortega
-FOTODELDÍA- AME7949. BOGOTÁ (COLOMBIA), 07/08/2022.- Cadetes ingresan con la espada de Bolívar en una urna a la ceremonia de investidura del presidente de Colombia, Gustavo Petro, hoy, en la Plaza Bolívar de Bogotá (Colombia). EFE/ Carlos Ortega FOTO: Carlos Ortega EFE

“La espada de Bolívar es un símbolo interesante, pero no representa a Colombia ni a ninguna Institución, por lo tanto no veo por qué el Jefe del Estado tiene que levantarse para hacer un reconocimiento”, asegura Rafael Calduch, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense. Una opinión similar a la que defiende José Ignacio Guédez Yépez, presidente de la Asociación Causa Democrática Iberoamericana que recuerda que “no formaba parte del protocolo” de la ceremonia, asegura, al tiempo que señala que el debate en torno a la decisión del Rey Felipe VI de permanecer sentado “alimenta un debate irresponsable”. Por otro lado, el diplomático Inocencio Arias asegura que “es defendible que no se levantara”, aunque también pone el acento en que para los iberoamericanos Bolívar es “loable” y ya en el pasado se ha homenajeado en varias ocasiones su figura.

En este sentido, Calduch señala que hay que distinguir, desde el punto de vista protocolario, que se rinda homenaje a un símbolo que es la representación de un país como lo son la bandera respecto de otro tipo de emblemas. Por su parte, Guédez asegura que no se puede tratar este debate como si fuera un partido de fútbol y que, en caso de producirse, las quejas le corresponden al jefe de Estado colombiano, que de momento no se han producido.

Mientras que al otro lado del charco, no existe polémica ni debate por la decisión del jefe del Estado de permanecer sentado cuando pasó la espada -cuya aparición no estaba prevista en el acto de investidura del presidente Gustavo Petro- en España, partidos como Podemos o Esquerra usaron la toma de posesión del primer presidente de izquierdas de Colombia para cargar contra el Jefe del Estado, en línea con lo que han hecho durante toda la Legislatura.

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, criticó la “falta de respeto” que, a su juicio, practicó el monarca al ser “el único que permanece sentado ante la espada de Bolívar, que representa la independencia y la soberanía de tantos pueblos latinoamericanos que ya no son vasallos”.

Por su parte, el diputado de ERC en el Congreso Jordi Salvador, cayó en el insulto en un mensaje de Twitter y aseguró que “es un impresentable digno heredero de muchos impresentables”.

Paralelamente, desde el partido mayoritario de la coalición quitan el hierro al asunto y tacha de “polémica veraniega” y al considerar “disparatado” que España tenga que pedir disculpas por este gesto. En la misma línea, el portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Jaime de Olano, enjuició que el Rey “ha cumplido estrictamente el protocolo” y tachó de “inadmisible” que Unidas Podemos insulte a la Jefatura del Estado al criticarle sin que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “diga ni media palabra”.

El simbolismo de la espada

Sea como fuera, al día siguiente de la toma de posesión de Gustavo Petro en España no se habla de otra cosa. No en vano, su uso en la ceremonia no estaba previsto. Gustavo Petro, ordenó, como primer acto de su Gobierno, que la espada del Libertador Simón Bolívar, un símbolo de su lucha guerrillera y después política, fuera llevada a la tarima donde se lleva a cabo la ceremonia de investidura, pese a la negativa del gobierno saliente, que consideraba que no era su lugar. De hecho, ordenó un inusual receso de diez minutos en la ceremonia de investidura para dar tiempo a que la Casa Militar de la Presidencia a llevar la espada a la tarima, antes del discurso de Petro.

Para Petro, que en su juventud militó en el M-19, la espada tiene un gran valor simbólico, y por eso quería que estuviera en su acto de investidura, junto con la escultura de la paloma de la paz, creada por el maestro Fernando Botero para la firma del acuerdo de paz con las FARC, en 2016, pero el Gobierno de su ahora antecesor, Iván Duque, no se lo permitió.

Sin embargo, tras la orden presidencial de Petro, y después de un rato de espera, cuatro soldados vestidos con el uniforme de la época de la Independencia, llegaron a la Plaza de Bolívar llevando la espada en una urna de cristal que depositaron sobre una mesa en la tarima principal.