Gamarra retrata a Sánchez: “Pasará a la historia por ser el presidente que rebajó las penas a delincuentes”

El presidente del Gobierno evita hacer referencia a la ley del solo sí es sí ante las críticas del PP

El Congreso de los Diputados ha recuperado sus habituales sesiones de control al Gobierno una vez que los Presupuestos Generales del Estado han sido aprobados y siguen su tramitación en el Senado. El escenario en el que llega al Ejecutivo, lejos ya de presumir de la “estabilidad” por las cuentas públicas y por conseguir aprobar las cuentas con su socio de Gobierno y otros nueve partidos, es el de la polémica a causa de la ley del solo sí es sí y la sensación de entra en precampaña ya con Podemos, a causa de la guerra abierta en Moncloa por las leyes más sociales del Ejecutivo.

Dos escenarios que ha aprovechado la oposición en su crítica en el Pleno. Tanto PP como Vox han interpelado al presidente del Gobierno tanto por las consecuencias de la ley del “solo sí es sí” como por las “cesiones” que ha tenido que hacer el Ejecutivo para aprobar sus cuentas.

En un clima de máxima tensión y preocupación social por la rebaja de condenas y excarcelaciones a condenados por violación, la portavoz del PP, Cuca Gamarra, ha ironizado con la sentencia de Pedro Sánchez de este lunes, quien aseguró que “pasaría a la historia como el presidente que exhumó a Franco del Valle de los Caídos”. Así la diputada popular dijo que el presidente está “obsesionado” por cómo pasar a la historia, y detalló cómo - a su juicio- será recordado el líder del Ejecutivo. “Pasará a la historia por ser el presidente del Gobierno que rebajó las penas a los delincuentes sexuales”, por una ley que “lleva su firma” y que está generando un “goteo de rebajas de penas”. Le recriminó no hacer caso a la “alarma social” por estas rebajas. “Cuántas más condenas se tienen que rebajar para que rectifique, para qué eche del Gobierno a la ministra de Igualdad”, se preguntó. Así, la portavoz popular continuó con una retahíla de decisiones del Gobierno, por las cual sería recordado; por rebajar la sedición y malversación, entre otras. “Para qué mayoría social gobierna?”, le inquirió.

Sánchez evitó responder sobre la ley del sí es sí. Ni el presidente del Gobierno, ni tampoco, posteriormente, la vicepresidenta Nadia Calviño a preguntas del diputado del PP Carlos Rojas. Es decir, por mucho que los populares han tratado de cercar al Gobierno por el fiasco con la norma, se han dado de bruces con un silencio absoluto, una muestra de la gran incomodidad que genera en Moncloa. Sánchez, para sortear el tema, se ha centrado en defender el nombramiento del exministro Juan Carlos Campo como magistrado del TC y le ha reprochado al PP que “lo que no es democrático ni constitucional es bloquear la renovación” del gobierno de los jueces. También se ha centrado y mucho en la política económica del Gobierno: “La semana pasada tuvimos un claro ejemplo de a quién servimos nosotros y a quién sirven ustedes con los presupuestos con la mayor inversión social”, ha señalado, y ha criticado que los populares votaran en contra del impuesto a la banca, las energéticas y las grandes fortunas. “Gobernamos para la mayoría de este país y ustedes gobiernan para un 0,2%”, ha dicho, en alusión a banca, energéticas y grandes fortunas.

La portavoz del PP le recriminó que en su intervención no tuviera ninguna palabra para las mujeres víctimas de violencia sexual y le censuró por tener una coalición “de intereses particulares”, cuyo beneficiario sería él, tras destacar los principales nombramientos realizados por el Ejecutivo de perfiles afines al Gobierno. El último de ellos -y no exento de polémica- es el de Campo, pero también le recordó que colocó a la exministra de Trabajo, Magdalena Valerio como presidenta del Consejo de Estado, o a la jefa de gabinete de la ministra de Defensa como directora del CNI, entre otros cargos polémicos. “¿Esta es su mayoría social”?, le repitió.

Sánchez, en este sentido, siguió en su tónica y volvió a reivindicar sus medidas económicas, como la reforma laboral que, a su juicio, beneficia a 20 millones de personas; la revalorización de las pensiones conforme al IPC para 9,5 millones de personas; la rebaja del IVA para 29 millones de consumidores de electricidad y 9 millones de gas; o, la gratuidad del transporte público.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, vio “grave” oír a Sánchez decir que pasará a la historia por desenterrar a Franco. “Le percibimos lleno de vanidad y falta de modestia”, dijo. “Usted está convencido porque pasará a la historia. Le doy la razón, pero no por desenterrar muertos, pasará a la historia por haber cedido a las pretensiones comunistas, separatistas, sediciosos, malversadores....”, enumeró. “Por haber destruido todo lo que funcionaba en la historia”, resumió. Al igual que hizo Vox el martes en el pleno llamando “filoetarras” a los diputados de Bildu, Abascal ahondó y aseguró que Sánchez será recordado como el presidente que incorporó en la dirección de estado a “filoterroristas”.

En esta ocasión, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, hizo la vista gorda y evitó llamar la atención al líder de Vox, ya que 24 horas antes se habían se había ordenado que abandonara la tribuna de oradores a la diputada Patricia Rueda por usar el mismo término.