MENÚ
martes 23 octubre 2018
06:45
Actualizado
  • 1

Casi el 40% no votaría en unas terceras elecciones

En un ambiente político marcado por el bloqueo, la participación se reduciría del 66 al 61 por ciento. El PP se consolida al alza y lograría entre cinco y siete diputados más sólo un mes después del 26-J.

  • Casi el 40% no votaría en unas terceras elecciones
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

27 de julio de 2016. 03:38h

Comentada
Madrid. 26/7/2016

Un mes ha pasado desde el 26-J y el intercambio de acusaciones y vetos entre las principales fuerzas políticas recuerda sospechosamente al de la pasada legislatura fallida. Hoy comienza la ronda de consultas del Rey y, por el momento, el PP, con sus 137 escaños, sigue sin contar con los apoyos necesarios para sacar adelante la investidura. Mientras, el PSOE continúa enrocado en su «no, no y no», y sueña con liderar la oposición durante una legislatura que difícilmente echará a andar si no da su brazo a torcer. En este contexto de bloqueo institucional, la encuesta encargada por LA RAZÓN a NC Report habla a las claras del desencanto de los ciudadanos. De repetirse las elecciones, la abstención aumentaría en 5,1 puntos con respecto a los pasados comicios, pasando del 33,9 al 39 por ciento. En esta ocasión iría a votar un 61 por ciento frente al 66 que lo hizo el 26-J. Éstos datos evidencian que la clase política ha demostrado no estar a la altura a los ojos de cientos de miles de electores. Además, según se desprende de dicha encuesta, los electores culparían del bloqueo a PSOE y Ciudadanos. Por su parte, el PP volvería a subir.

La tendencia observada durante la legislatura fallida, donde el PP fue el más beneficiado por la situación de bloqueo institucional se confirma, e incluso se amplía, según el estudio de intención de voto que publica hoy LA RAZÓN. Rajoy se consolida y volverían a ser la opción preferida por los electores. Los populares, un mes después de los pasados comicios donde, contra todo pronóstico logró 137 escaños volverían a subir en su expectativa de voto y si el 26-J subieron 14 escaños con respecto al 20-D, ahora mantendrían su tendencia al alza al ascender entre cinco y siete escaños (144/147).

El PP vuelve a consolidar a sus electores y el 89,6 por ciento de los que optaron por él el 26-J lo volverían a hacer. La principal fuga de votantes del partido de Rajoy se debería al trasvase de electores que podrían decantarse por una abstención. De esta manera le costaría el 8,3 por ciento de los sufragios lo que hace un total de 653.000 votos. Los populares serían el partido más votado entre los mayores de 44 años, y el segundo entre los menores de 45 años. Sigue siendo el partido preferido para los mayores de 65 seguido del PSOE.

La negativa del líder del PSOE, Pedro Sánchez, a propiciar una investidura de Rajoy, junto con las presiones de algunos barones y ex líderes del partido que piden que se desbloquee la situación hace que los socialistas se estanquen e incluso el electorado les pudiera penalizar con una horquilla de 83/85. Conservaría el 86,4 por ciento de sus votantes del pasado mes de junio y, al igual que el PP, la mayor parte del número de votos que perdería se irían a la abstención que supone el 9,6 por ciento del sufragio de los socialistas. Unos 60.000 se irían a Ciudadanos, 67.000 a Unidos Podemos y, curiosamente, 66.000 al PP.

La sonrisa de Unidos Podemos se congeló el pasado 26-J cuando el veredicto de las urnas les dio un resultado que no esperaban alejándoles de su ansiado «sorpasso». No sólo se quedaron en una suerte de cuento de la lechera sino que además la coalición entre Podemos e Izquierda Unida obtuvo en número de escaños idéntico al 20-D: 71. Pablo Iglesias apuntó al «miedo» a lo nuevo como consecuencia de no haber logrado los pronósticos que entonces les daban las encuestas, pero, un mes después la formación morada y sus confluencias se estancan y un Iglesias que ahora busca su espacio en el Congreso, no habría logrado reflotar el entusiasmo. Según la encuesta, sacaría una horquilla de entre 68/72 escaños manteniendo a sus leales, con un 88,3 por ciento que volverían a elegirlos como opción preferida. La abstención sería su principal problema, que le costaría el 6,5 por ciento de sus electores que se habrían desencantado. De sus votantes, aproximadamente 145.000 (2,9 por ciento) optarían en esta ocasión por el PSOE. La formación morada es el primer partido entre los electores de menores de 45 años. Aunque baja al tercer puesto entre los mayores de 64 años. La repetición de elecciones tendría también un efecto adverso para la formación de Iglesias, concretamente en lo que respecta a sus finanzas. Podemos se financia a través de microcréditos y tendrá muy difícil reacaudar nueos fondos cuando, a día de hoy, aún no ha devuelto los de la campaña del 20 de diciembre.

Los electores pasarían factura a Ciudadanos por el bloqueo institucional. La formación que lidera Albert Rivera sabe que con su abstención no es suficiente para echar a andar la legislatura y se mueven entre la incompatibilidad de no querer dar un «sí» a Rajoy y tampoco querer elecciones. Pero si los socialistas no se abstienen el bloque está asegurado y sin su «sí» el gesto que quieren que los de Sánchez secunden se antoja imposible. Es por ello que su electorado, habría cogido nota de los vaivenes de la formación naranja y perdería entre uno y dos escaños con respecto a los 32 escaños que lograron el 26-J pasando a una horquilla de 30/31. Ciudadanos conservaría el 77,7 por ciento de los votantes que le otorgaron su confianza en los pasados comicios, pero un 12,1 por ciento del electorado dejaría de votarlos y optaría por la abstención e incluso otra parte migraría al Partido Popular (9,5 por ciento), un total de 298.000 electores.

El estudio de NC Report consistió en 1.000 entrevistas realizadas telefónicamente a españoles mayores de edad repartidos en 112 municipios distintos de las 17 comunidades autónomas. Las entrevistas tuvieron lugar entre el 18 al 25 de julio.

Últimas noticias