MENÚ
martes 18 septiembre 2018
19:45
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Cospedal sopesa dejar la política tras el congreso

Tenía decidido aceptar una oferta en una empresa privada cuando la renuncia de Feijóo la obligó a cambiar sus planes. Peleará junto a Casado porque «con Soraya el PP está muerto».

  • Cospedal comparece ante los medios la noche del 5 de julio en Génova tras conocerse los resultados de las primarias
    Cospedal comparece ante los medios la noche del 5 de julio en Génova tras conocerse los resultados de las primarias
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

10 de julio de 2018. 03:41h

Comentada
Antonio Martín Beaumont .  Madrid. 10/7/2018

La noche del 5 de julio, María Dolores de Cospedal se puso en pie, entró en la sala de prensa de la sede de Génova 13, dobló el micro del atril y tiró de entereza para disimular el duro golpe. Sus aspiraciones estaban colmadas – «no aspiro a ningún cargo de responsabilidad», sentenció- y apostó por abrir un periodo de reflexión, sabiéndose pese a todo con un papel clave en el próximo congreso extraordinario tras sumar el 26% de los apoyos de la militancia. La secretaria general del PP, o al menos su entorno, no había llegado a percibir la derrota en la carrera interna. Al contrario. El convencimiento del triunfo por parte de sus más cercanos colaboradores había ido en aumento durante su particular campaña, toda vez que allí por donde iba era recibida con los brazos abiertos por los afiliados, regalándole innumerables momentos de calor, cercanía, cariño y sobre todo selfies. «Sabíamos que era querida, pero ni de lejos imaginábamos que tanto», confesaba un relevante miembro de su equipo tras ver cómo la historia se repetía acto tras acto.

Parecía lógico, pues Cospedal, a pesar de que constantemente se la ha acusado de ser una política fría, siempre había tenido una relación estrecha con las bases, mucho más que su eterna rival, Soraya Sáenz de Santamaría. Y, sin embargo, se encontró de golpe y porrazo con que los militantes le daban la espalda. ¿Cómo había sido posible? Sin duda, esa pregunta ha rondado en los últimos días la cabeza de la misma María Dolores de Cospedal, ella que abrió tantos caminos, como ser la primera mujer que alcanzó la Secretaría General del partido, o también la primera política del PP en alcanzar la presidencia de la Junta de Castilla-La Mancha tras cerca de tres décadas bajo gobiernos del PSOE, además de haber pasado luego tantas veces por la «pena de telediario» por defender a toda costa a su formación.

Así es, porque Cospedal, en lugar de mirar para otro lado, como tantos otros hicieron, asumió quemarse en la lucha contra la corrupción del pasado, la principal lacra que afectó al PP, empañando numerosos logros. La secretaria general pudo eludir el tema, sin duda, pero eso sólo hubiese perjudicado al conjunto honesto de su organización. Fue ella quien echó a Luis Bárcenas, aun por vía de aquel «despido en diferido» que tantas veces fue ridiculizado por los medios que deseaban hacerle daño político a ella y al partido. Ese despido del poderoso tesorero le granjeó la ruptura definitiva con Javier Arenas, hoy reconvertido en gran conseguidor de respaldos para Soraya Sáenz de Santamaría en Andalucía y, en buena medida, gran triunfador de la primera vuelta de las primarias. «Al final», me decía algo angustiado un cospedalista importante, «la renovación del PP va a ser la vuelta de Arenas». Tal equipaje ha pesado como una losa a María Dolores de Cospedal, quien carecía de intención alguna de dar un paso al frente por la sucesión de Mariano Rajoy hasta que Alberto Núñez Feijóo evitó dar el salto. La renuncia del presidente de la Xunta de Galicia supuso un verdadero contratiempo para ella, una brillante abogada del Estado que ya estudiaba atentamente la oferta de empleo de una importantísima empresa privada. Más aún, en ese momento casi tenía decidido aceptarla. Al fin y al cabo, consideraba colmadas sus ambiciones habiendo salido del Ministerio de Defensa con el aplauso unánime de los altos mandos castrenses. Sin embargo, el riesgo de un camino expedito para Sáenz de Santamaría le hizo una bola en la garganta y forzó un cambio de planes.

Ahora, tras no lograr pasar el corte, buscará de nuevo con ahínco dar la batalla al lado de Pablo Casado para derrotar ese modelo de partido que representa la ex vicepresidenta. De hecho, ya lo hace entre bambalinas. «Con Soraya el PP está muerto», me decía ayer mismo una muy estrecha colaboradora de Cospedal. Muy probablemente la ex secretaria general no va a hacer público su apoyo a Casado de aquí al Congreso, «no tiene obligación alguna de hacerlo», aunque los que la rodean tienen interiorizado que su mejor forma de defender a su gente consiste en no cederle terreno a Soraya Sáenz de Santamaría sin luchar. Máxime hoy, cuando amargamente ha comprobado ya cómo Fernando Martínez-Maillo y el propio Arenas han ido utilizando a sus espaldas el «aparato» del PP para irlo colocando al servicio de Sáenz de Santamaría.

Si hay algo que no se le puede negar a quien desde 2008 ha sido número dos del PP es su transparencia incluso en los silencios y, a pesar de tener pendiente contestar numerosas llamadas, todo el partido da por sentado que no va a tirar la toalla. Si muchos erraron al atribuir pocas posibilidades a Soraya antes de tiempo, también se equivocan quienes crean que María Dolores de Cospedal es de las que esperan a que los cadáveres de sus enemigos pasen por delante de su puerta.

Al revés: ella sale siempre con valentía a enfrentarse de frente a los problemas. Eso sí, tras el inminente cónclave, lejos de convertirse en un obstáculo interno, seguirá seguramente los pasos de Rajoy. Sólo entonces dirá adiós, si al final así lo decide, tras ser ejemplo de dedicación abnegada a sus siglas con apreciables servicios rendidos a su partido y a los españoles en general.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs