MENÚ
martes 15 octubre 2019
00:36
Actualizado

«Fuga» de votantes del fugado

Tiempo de lectura 2 min.

23 de abril de 2018. 04:58h

Comentada
Lorente Ferrer.  23/4/2018

Cuatro meses después de las elecciones autonómicas catalanas el movimiento migratorio de votos ya es patente. Pero no tiene todavía la suficiente entidad como para poder dar un vuelco a los resultados del 21-D. Pero la erosión del independentismo ya se ha iniciado, los retrocesos de Puigdemont y de CUP no son compensados con la ligera mejoría de ERC.

Precisamente Juntos por Cataluña y CUP son las candidaturas que menos voto conservarían ahora si se repitiesen las elecciones autonómicas: el 22,4% del electorado de Puigdemont y el 42,1% de CUP no volverían a votar a estas fuerzas políticas.

En el partido del ex presidente, cesado con la aplicación del artículo 155, el 9,1% se pasaría ahora a ERC; otro 6,1% se abstendría; el 3,1% votaría al PSC: otro 2,3% se pasaría a CUP, serían 22.000 votantes y finalmente otro 1,6% elegirían otros partidos actualmente no parlamentarios. Por lo tanto, la formación electoral heredera de Convergència, reduciría sus votantes de 2017 en 212.000 electores, de un total de 948.000 votos obtenidos. Conservaría sólo el 77,6% de su electorado.

Solo hay otro partido, también independentista, que supera en pérdidas a Juntos por Cataluña. Se trata de la CUP. El 2,5% de sus votantes de diciembre de 2017 se pasarían a ERC. La abstención sería elegida por el 16,9% de los «cuperos», es decir, 33.000 electores que no votarían y el 3,6% se trasvasaría a los «comunes», lo que representa 7.000 votantes. En total 82.000 exvotantes de CUP se retirarían del circuito electoral, mientras que otros 113.000 seguirían votando a la formación antisistema. Por lo que los radicales solo contarían con el 57,9% de quienes les votaron el 21-D.

Entre estas dos formaciones las pérdidas de votantes asciende a 294.000, pero 129.000 van a ERC, 91.000 a la abstención y el resto se reparte entre otros partidos.

Este divorcio entre votantes y líderes hace que pierdan en tan solo un cuatrimestre el 39,3% de sus electores; el 13,5% busca ahora al unionista PSC, son 44.000 votantes; otro 12,9% se abstendría – 42.000 electores–, y sólo el 6,4% buscaría una opción independentista, en este caso ERC que recibiría 21.000 votantes de los «comunes». Otro 6,4% votaría a otras formaciones extraparlamentarias.

Últimas noticias