MENÚ
domingo 16 diciembre 2018
13:57
Actualizado

Juana Arce: «Estoy convencida de que la mujer es imparable»

Fue Senadora en la Legislatura Constituyente y Diputada en la I Legislatura por el Partido Popular en el Grupo Parlamentario de UCD. En su época en la Cámara Alta fue miembro titular de la Diputación Permanente del Senado y vocal de las comisiones de Peticiones, entre otras, y secretaria del Grupo de UCD.

  • La ex senadora de las Cortes Constituyentes, Juana Arce, ayer en su domicilio
    La ex senadora de las Cortes Constituyentes, Juana Arce, ayer en su domicilio
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

08 de marzo de 2018. 03:00h

Comentada
C.S. Macías Madrid. 8/3/2018

Fue una de las senadoras de las Cortes Constituyentes en 1977. El papel de la mujer comenzaba a despegar y recuerda que, aunque ya han pasado 40 años desde entonces, ella fue pionera en un mundo de hombres y que su formación le ayudó a abrirse paso. «Tenía experiencia profesional, ya tenía más de 40 años y me había venido a Madrid a estudiar. Además, cuando acabé la carrera había ido a estudiar a Londres. Personalmente tenía un bagaje y había roto un poco los esquemas de las mujeres de entonces».

Arce recuerda lo complicado que fue en aquellos años implicar a las mujeres en las campañas electorales de los inicios de la democracia. «En la primera campaña que hicimos no había manera de sacar a una mujer ni si quiera para que participara en un mitin, decían que eso era cosa de hombres. Así que iba en un coche, micrófono en mano, invitando a las mujeres a participar. Era complicado. Entonces me decían: «A ver si convenzo a mi marido». ¿Pero cómo que a ver si lo convences?, vente tú», les decía. Ésa fue una lucha tremebunda. Más aún en las municipales porque conseguimos una alcaldesa y 10 o 12 concejalas, pero ya era un mundo conseguir que fueran en listas», recuerda, y es que en todo «era un mundo de hombres».

Quien fuera la primera mujer senadora destaca que su primer encuentro con la realidad fue en la Universidad, cuando íbamos a ver a las chicas que estaban de servicio, había muchas que no sabían leer. Entonces, y han pasado 40 años».

Destaca que entró en política porque «tenía una inquietud» por los problemas sociales. «Entre en el PP, yo era de Albacete, y recuerdo que lograr aunar a 10 o 20 personas era ya un lucha titánica». En aquellos años, con mucho esfuerzo, «conseguimos ordenar las listas al Congreso de los Diputados», pero asegura que para el Senado «no había nadie» y «había que poner la crucecita». Cuenta entre risas que dio el paso adelante y se presentó por la Cámara Alta, porque, destaca «había dos opciones: o me mandan a barrer o me votaban». Pero el éxito fue mayor del esperado y «saqué casi 6.000 votos más que el partido...», subraya.

Arce está convencida de que «la igualdad no hay quien la detenga. Esta marcha que se inició es imparable» y dice que es algo que ve en el día a día. «Ahora en cualquier hospital hay más o menos un número proporcional de hombres y mujeres médico. El paso importante es que las niñas vayan al colegio y tengan una formación, que la mujer puede desarrollar».

Dice que ella hoy no hará huelga, pero que le han llamado unas amigas del Congreso de los Diputados, socialistas, «y nos vamos a ir a comer y a charlar de todo». Cree que «todas las cosas ayudan, unas más que otras, pero me gusta más que la mujer ocupe sus puestos». Asegura que en esta batalla por la igualdad «todo tiene un ritmo y su camino». Porque «la mujer empieza a ocupar unos roles en la sociedad que nadie se los puede quitar».

Últimas noticias