MENÚ
lunes 22 julio 2019
03:07
Actualizado

Los "socios" de Sánchez organizan una marcha para reventar el chupinazo

  • Los "socios" de Sánchez organizan una marcha para reventar el chupinazo

Tiempo de lectura 4 min.

06 de julio de 2019. 13:15h

Comentada
J.M.Zuloaga Madrid. 6/7/2019

La pérdida del Ayuntamiento de Pamplona y la decisión del nuevo alcalde, Enrique Maya, de prohibir la exhibición de banderas y otros símbolos (entre ellos a favor de los presos etarras, como ha ocurrido en otras ocasiones), ha llevado a provasquistas y antiguos proetarras a convocar una serie de actos para tratar de «reventar» el chupinazo con el que se inician las fiestas de San Fermín.

Bajo la fórmula de una «iniciativa» popular (detrás de la que están «los de siempre», según fuentes consultadas por LA RAZÓN), ha sido convocada hoy mismo, a las 11 de la mañana, hacia la Plaza del Ayuntamiento, desde el que se lanza el tradicional chupinazo (a las 12), una «kalejira» (manifestación o correcalles), que partirá desde la Txapitela, en el casco antiguo y cerca de la citada plaza.

En el cartel de la convocatoria de la «kalejira», está el mismo símbolo que utilizó EhBildu durante la campaña electoral de las últimas elecciones municipales para la alcaldía.

El anuncio del acuerdo para que Navarra Suma no pueda ocupar la presidencia de la Comunidad Foral ha supuesto, según las citadas fuentes, una cierta «compensación» al contratiempo de perder la alcaldía de la capital. Y va a ejercer de revulsivo para que la «kalejira» se desarrolle con mayor ímpetu.

En principio, los encargados de evitar que los manifestantes lleguen con una gran ikurriña hasta la plaza del Ayuntamiento son los agentes de la Policía Municipal y de la Policía Foral. Sólo en el caso de que se vieran desbordados, intervendrían los de las Unidad de Intervención de la Policía Nacional.

Según se puede leer en la página web utilizada para realizar la convocatoria, el fin de la «kalejira» es «garantizar la presencia de la ikurriña en el chupinazo ya que Maya ha prohibido su entrada». «El mismo día en el que se ha conocido que el nuevo alcalde de Iruñea, Enrique Maya (Navarra Suma), ha prohibido la introducción de banderas o telas de grandes dimensiones en la Plaza del Ayuntamiento durante el chupinazo sanferminero, una iniciativa ha anunciado su intención de introducir la enseña nacional vasca en la Plaza Consistorial. Han convocado una kalejira que partirá a las 11.00 desde Txapitela», afirman. «Los últimos años, con Joseba Asirón (Eh Bildu) como alcalde, la polémica en torno a la ikurriña no había pasado de ser eso, una polémica política entre los diferentes partidos pero sin incidentes de importancia en la Plaza del Ayuntamiento. A pesar de que por la Ley de Símbolos la ikurriña no ha estado presente de forma oficial durante los últimos chupinazos, su presencia en la plaza no ha sido reprimida, y por lo tanto no se han producido incidentes entre jóvenes y policías, como venía siendo habitual en anteriores ocasiones cuando UPN gobernaba la ciudad».

Se quejan de Maya ha emitido el bando en el que prohibe entrar en la Plaza del Ayuntamiento con «banderas o telas de gran tamaño con las que se pueda cubrir a un elevado número de participantes, que puedan ocasionar movimientos de masas indeseados, o cualquier otro elemento susceptible de originar daños directa o indirectamente», en clara referencia a la entrada de pancartas de los presos e ikurriñas.

Por su parte, el Ayuntamiento de Pamplona aprobó días pasados una declaración para promover «unas fiestas libres de espacios de odio», con el fin de «fomentar la convivencia y el respeto y erradicar el odio y la exclusión de cualquier sector social». En un primer punto, el Consistorio rechazaba «la utilización de espacios festivos en los que se promuevan expresiones de odio tales como homenajes a terroristas excarcelados con la consiguiente ofensa y exclusión para las víctimas de los asesinatos». En el segundo, el Ayuntamiento apostaba por «unas fiestas libres de odio en las que no caben actos tales como los denominados brindis por los presos ni otras manifestaciones como la exhibición de personas condenadas por terrorismo en lugares destacados de los espacios públicos de la fiesta». Por último, el Ayuntamiento «se comprometía a realizar cuantas acciones sean necesarias para erradicar la celebración de actos que en la práctica tiene como finalidad promover el odio y la segregación de personas y colectivos pertenecientes a los cuerpos y fuerzas de seguridad que trabajan en Navarra».

Esta declaración se aprobó con los votos a favor de Navarra Suma, PSN y Geroa Bai y el voto en contra de EH Bildu.

Últimas noticias