Montoya: «Durante 10 años los de Podemos contrataron ilegalmente con el chavismo»

Entrevista al diputado de Primero Justicia

Mañana llega a España una expedición de opositores venezolanos con un informe sobre el partido de Iglesias y otro sobre blanqueo por funcionarios del régimen.

En busca de justicia y respuestas. Mañana llega al país una expedición de opositores venezolanos comandada por el diputado Julio Montoya. El político llega con dos informes debajo del brazo. Uno sobre la financiación que, según sus documentos, recibió de forma ilegal CEPS, la fundación del partido español Podemos y otro, sobre el blanqueo de dinero de funcionarios chavistas en bancos españoles.

-¿Dígame cuál es su agenda? ¿Qué expectativas tiene de este viaje a España?

-El domingo voy con mi equipo durante cinco días. De lunes a viernes. Voy a buscar la justicia que no encuentro en Venezuela y, además, a tender puentes de investigación con organismos españoles sobre la financiación ilegal que recibió la fundación de Pablo Iglesias y de Juan Carlos Monedero durante diez años, a través de contrataciones ilegales, y que aspiramos sea investigado en España porque la Justicia en Venezuela está controlada por el Ejecutivo. Voy primero a un encuentro con diputados de PP y de PSOE. La documentación del informe donde se demuestran los vínculos entre Podemos y el Gobierno chavista la voy entregar ante el Congreso español. Ya tenemos avanzadas las reuniones y no sabemos cuáles serán las reacciones de algunos actores políticos, pero confiamos que en España no encontremos la violencia a la que estamos acostumbramos en Venezuela. Sólo queremos justicia como castigo ante la corrupción. En cualquier caso, si Podemos quisiera hablar con nosotros, con mucho gusto les atenderíamos también. Que nos expliquen por qué su fundación recibió esas sumas. Les querría preguntar en persona todo eso.

-¿Además de todo el asunto de Podemos, usted trae otro informe, verdad?

-Sí. Ante el Tribunal de Cuentas español voy a entregar otro informe sobre el Banco de Andorra y el Banco Madrid. Allí varios funcionarios chavistas, e incluso familiares del ministro Rafael Ramírez, limpiaron grandes sumas de dinero. Incluye también información sobre los sobornos que pagaron empresas españolas en obras como el metro y también empresas eléctricas, con nombre y apellidos. Sabemos que hay varias grabaciones en manos de la Policía española.

- Durante esta semana, el presidente, Nicolás Maduro, ha arremetido contra el Gobierno español y contra el ex presidente Felipe González por defender a presos políticos como Antonio Ledezma y Leopoldo López.

- Es bueno que el pueblo español vea cómo actúa Maduro. Nosotros lo vivimos todos los días; esa forma agresiva, poco democrática. Estamos en presencia de un Gobierno que no permite que las democracias del mundo defiendan los Derechos Humanos. Le molesta que los pueblos se pronuncien sobre la democracia. Un derecho universal. Por ejemplo, compañeros del PSOE pueden ver cómo pasan de héroes a criminales. Un ejemplo es el ex presidente Felipe González, acusado de estar detrás de un golpe de Estado, tan sólo por querer defender los derechos de los presos políticos en Venezuela. Y los compañeros del PP pueden ver también cómo se les ataca por tan sólo hablar de derechos en las Cortes. Si alguno de IU o Podemos dijera lo mismo, también sería tachado como delincuente por parte del Gobierno chavista. Es el viejo cuento: «Cría cuervos y te sacaran los ojos». El día que denuncias la corrupción te conviertes en enemigo. Eso le está pasando a Podemos, acusados de ser Judas dentro del sector más radical del chavismo por negar sus vínculos pasados.

-¿Cuál es el propósito de Maduro?

-La única herramienta que le queda a Maduro es buscar enemigos externos. Siempre aprovechará este tipo de tácticas, igual que aprovechó lo de las sanciones de EE UU, cuando sólo iban dirigidas hacia siete funcionarios corruptos. Todo este asunto originó una campaña multimillonaria, realmente, para no hablar de los verdaderos problemas que tiene el país. Yo creo que el presidente necesita la confrontación para justificar la crisis interna, y no me extrañaría que radicalizara sus acciones para que haya más confrontación, sea sobre la deuda de empresas españolas o con el tema de la entrega de divisas. Puede tomar diferentes medidas, pero, de cualquier manera, su posición es irresponsable.

- ¿Qué análisis haría del papel de Venezuela en la reciente Cumbre de Panamá, en la que el presidente cubano Raúl Castro y su par norteamericano, Barack Obama, escenificaron un histórico acercamiento?

-Fue un profundo fracaso por parte del presidente Maduro. Y, para ocultarlo, de nuevo volvió con el cuento del magnicidio. Dijo otra vez que EE UU estaba detrás de un presunto plan para asesinarlo, que le estaban intentado matar. Su discurso no es coherente. Si a mí me intentaran matar, no tendería la mano a mis asesinos. No les vendería petróleo. No es coherente su discurso con los hechos. Por ejemplo, no percibió que en la Cumbre pesos pesados del continente, como la presidenta brasileña Dilma Rousseff, llamaban al diálogo en Venezuela. Tampoco comentó que más de 20 ex presidentes mostraron su rechazo por la falta de respeto a los Derechos Humanos en Venezuela. En el continente están muy preocupados por la situación que se vive en nuestro país.

-Este año hay unas elecciones legislativas clave. Según las últimas encuestas, la oposición parte como favorita con 20 puntos de diferencia sobre el oficialismo.

-Yo creo que el oficialismo está haciendo todo lo posible para suspender las elecciones o, por lo menos, para cambiar las reglas del juego. Ya propuso la eliminación de la elección directa en los comicios para el Parlamento Latinoamericano. Ahora serán elegidos en el seno de la Asamblea controlada por el oficialismo. Además están cambiando las cifras del censo electoral para modificar el número de diputados que se eligen por distrito. Están aumentando el número de diputados que se pueden elegir en zonas tradicionalmente chavistas. En conclusión: es necesario que estas elecciones sean supervisadas por el mundo entero, incluido España. Nosotros creemos que los poderes habilitantes entregados por el Parlamento a Maduro para gobernar por decreto podrían ser utilizados para dividir a la oposición. Se avecinan tiempos difíciles, y esto sólo acaba de empezar. El presidente Maduro ya anunció que va a radicalizar su revolución.