MENÚ
jueves 18 julio 2019
05:40
Actualizado

Silencio de Tomás Gómez ante las críticas de Fernández Vara o Pedro Castro

  • Tomás Gómez durante un acto electoral este mes de mayo-
    Tomás Gómez durante un acto electoral este mes de mayo-
Mérida.

Tiempo de lectura 4 min.

12 de junio de 2014. 22:13h

Comentada
Mérida. 12/6/2014

Con silencio ha respondido hoy el secretario general del PSM, Tomás Gómez, a las críticas a su liderazgo que hoy han arreciado de nuevo con motivo del proceso de renovación abierto en el PSOE tras el fuerte retroceso electoral en las europeas del 25 de mayo.

Al día siguiente de la dimisión de Pere Navarro al frente del PSC, tanto el secretario general del PSOE extremeño, Guillermo Fernández Vara, como el exalcalde de Getafe Pedro Castro han cuestionado el argumento del propio Gómez de que era el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, el que debía asumir la responsabilidad política del 25M.

El primero en abrir fuego ha sido Vara, que ha opinado que Rubalcaba no es el único responsable de los malos resultados electorales y que quienes no hayan llegado a "la media" en los resultados de las europeas deberían plantearse su continuidad.

"Aquellos compañeros que tienen resultados por debajo de la media deberían plantear ante sus órganos de dirección su continuidad, y que decidan", ha afirmado Vara en una alusión que afecta, entre otros, al secretario general del PSM.

Porque la lista socialista a las europeas logró en Madrid en las elecciones europeas un 18,94 % del total de los votos en esta comunidad, cuatro puntos por debajo de la media nacional del PSOE (23,00 %).

Más contundente si cabe ha sido Pedro Castro, que ha pedido "grandeza" al responsable del PSM para dar "un paso atrás" al frente de este partido en Madrid y dejar paso a "caras nuevas, ideas nuevas y formas nuevas".

Castro se ha mostrado "absolutamente" de acuerdo con la opinión del secretario general de los socialistas extremeños, ha reclamado "autocrítica" en torno a la situación actual del PSOE y ha considerado que la sociedad necesita un partido socialista fuerte, sólido y abierto en el que decida la militancia.

Incluso un antiguo colaborador de Gómez como Alberto Sotillos, hoy candidato a secretario general del PSOE y antiguo responsable en redes sociales de la campaña a primarias del secretario general del PSM, aseguró ayer que el partido y Gómez tienen un "problema de credibilidad", aunque enmarcado en un fenómeno a nivel federal.

Horas después de estas declaraciones, los periodistas han prácticamente bloqueado a Gómez cuando éste iba a entrar en el hemiciclo del parlamento autonómico madrileño.

"Creo que llego tarde", ha dicho el secretario general del PSM, a pesar de que el timbre de llamamiento a los diputados aún no había sonado, por lo que todavía quedaban unos minutos para el comienzo de la sesión plenaria.

Gómez ha aguantado impertérrito hasta que se ha deshecho la melé y mientras los informadores le inquirían reiteradamente sobre su opinión acerca de "todo lo que está ocurriendo en el PSOE".

"¿Podemos escuchar su opinión? ¿Quiere usted dirigirse a los socialistas?", preguntaban en vano los profesionales de los medios de comunicación.

Tras su intervención en el turno de control al Gobierno regional, Gómez ha acudido a la cafetería de la Asamblea para tomar algo junto al presidente del PSM, Juan Barranco, mientras un periodista comentaba: "Más que serio, se le ve triste".

Últimas noticias