MENÚ
lunes 17 junio 2019
16:25
Actualizado

Unas elecciones diferentes a bordo del “Juan Sebastián de Elcano”

Tuvimos también la suerte de vivir una Semana Santa en la mar, cosa que no muchos pueden decir y que esperamos volver a repetirlo a lo largo de nuestra carrera

  • Unas elecciones diferentes a bordo del “Juan Sebastián de Elcano”

Tiempo de lectura 4 min.

24 de abril de 2019. 20:44h

Comentada
Guillermo Ferraz y Miguel Sánchez.  24/4/2019

ETIQUETAS

Éste, ya le avisamos de antemano, será un artículo diferente. Hoy le contaremos dos hechos que sucedieron la semana pasada a bordo de nuestro buque: la votación para las elecciones de nuestro país y la Semana Santa a bordo del Juan Sebastián Elcano.

► Lea las anteriores entregas de la travesía del Elcano

Todos los españoles tenemos el derecho a ejercer nuestro voto eligiendo nuestros representantes en el congreso y en el senado para la próxima legislatura. Los militares, aunque estemos desplegados fuera del territorio nacional, bien sea por participar en una operación o por estar realizando el crucero de instrucción a bordo del ‘Juan Sebastián de Elcano’, tenemos también garantizado ese derecho, y en esta ocasión lo que hemos hecho el pasado jueves en nuestro tránsito hacia Boston, puerto que arribaremos el próximo viernes, fue un alto en el camino fondeando en la bahía de Charleston, Carolina del Sur. El viernes una persona designada por la Armada embarcó y nos hizo entrega de nuestros sobres de voto por correo, en los cuales tenían en su interior las diferentes papeletas para la elección de los futuros representantes en el Congreso de los Diputados y el Senado. Las votaciones se realizaron con normalidad y en menos de una hora, las casi 150 personas de la dotación que habían solicitado votar ya habían depositado su voto, que momentos más tarde abandonaron nuestro buque rumbo a España. Como poco, fueron unas elecciones diferentes para muchos de nosotros.

Unas elecciones diferentes a bordo del “Juan Sebastián de Elcano”

En lo referente a la mar, la verdad es que salvo algunos días duros, que también los hemos tenido, no estamos teniendo excesivos días de mala mar. No obstante, cercanos a levar el fondeo en las inmediaciones de Charleston nos alcanzó un frente. Es una experiencia que, aunque dificulte el transcurso de las actividades a bordo (prohibición de deporte, vajilla moviéndose de un lado a otro durante la comida, etc.), es muy necesaria para nuestra formación, ya que como se dice en la Armada “No se forjaron grandes marinos en mares en calma”. Saliendo del fondeo en Charleston, volvimos a dar el aparejo para poner rumbo a Boston, con un cielo grisáceo y los borreguillos asomando en las crestas de una mar gruesa que hacía que este buque tan marinero cabecease a su paso.

Unas elecciones diferentes a bordo del “Juan Sebastián de Elcano”

► El Juan Sebastián de Elcano llega a La Habana tras tres meses de travesía
► El Juan Sebastin de Elcano llega a Pensacola y homenajea al héroe español Bernardo de Gálvez

► Largas colas en Veracruz, que cumple 500 años, para ver el “Juan Sebastián de Elcano”

Hay otro hecho que ha convertido esta semana a bordo en un tanto especial. Tuvimos la suerte de vivir una Semana Santa en la mar, cosa que no muchos pueden decir y que esperamos volver a repetirlo a lo largo de nuestra carrera. Todo comenzó horas antes de partir de La Habana con la celebración a bordo de la misa de Domingo de Ramos. El miércoles, hubo una pequeña procesión en cubierta organizada por un nutrido grupo que integraba tanto a guardiamarinas como miembros de la dotación. Auxiliados por el Páter de a bordo y con la colaboración del carpintero improvisaron unos pequeños pasos y, con la participación de la unidad de música, procesionaron por la cubierta principal, terminando con una saeta interpretada por dos atrevidos guardiamarinas con más motivación y valor que talento, aunque tampoco lo hicieron nada mal. Durante el jueves, viernes y sábado tuvieron lugar los oficios y por último la misa del Domingo de

Resurrección. Todo, por supuesto, para personal voluntario. Aparte de todas estas celebraciones para creyentes o interesados en presenciar algo distinto, que siempre ayuda a romper la rutina de a bordo, el jueves tuvimos examen de Astronomía, asignatura que tanto respeto daba al principio y de la que ya nos creemos unos expertos. Esperemos, por la cuenta que nos trae, que los resultados lo reflejen.

►Así es un día, hora a hora, a bordo del “Juan Sebastián de Elcano”

La próxima vez que tenga noticias nuestras será desde Boston, una de las ciudades con más historia de los EEUU, con gran influencia inglesa y a la que algunos denominan “la pequeña Irlanda”. Es una ciudad muy interesante y en la que tendremos una programación de actividades muy completa con visitas a Harvard, el MIT (Massachusetts Institute of Technology) y demás lugares de interés cultural. Un marinero saludo desde el océano atlántico. Buenos vientos y mar propicia.

Últimas noticias