La nueva normalidad de Elena Furiase: «Soy dócil hasta que se meten con mi familia y entonces voy a degüello»

Así lo afirma la actriz e hija de Lolita Flores en una entrevista para LA RAZÓN

Thumbnail

Fue una de las primeras actrices que rodó con todo el protocolo sanitario en la desescalada. «Hipocondríaca», pausada, aferrada a su familia, con la que deja claro que de todo, menos meterse con ella. Templada la palabra, disfruta de la libertad de la playa tras el confinamiento, aunque mantiene todavía a raya los encuentros. Viva y audaz en sus comentarios. Lejos de los guisos durante los días de encierro le dio por pintar flores, las que lleva en la sangre. No llegaron a buen puerto. Solo a su madre, Lolita. Y fue, dice, el mágico día del reencuentro.

A pesar de la pandemia está trabajando...

Sí, acabo de rodar la película «Vampus Horror Tales» de Manuel Velasco y nos gustaría entrar en el festival de Sitges. Y después del verano nos gustaría estrenar Rosalinda, dirigida por Ramón Luque, que se paró todo por la Covid. Han sido dos proyectos muy distintos, una es una comedia muy divertida que es una oda al amor, y Vampus es en blanco y negro, es ese terror de los años 80 que luego no da tanto miedo. Los he disfrutado mucho.

¿Cómo fue grabar cuando poníamos un pie en la desescalada?

Raro, más individualista, pero a la vez estaba deseando trabajar. El confinamiento al principio te lo tomas como un descanso hasta que empieza a ser un problema. Hay mucha gente que no puede teletrabajar, dejas de tener ingresos y eso provoca una crisis personal gorda. Tuve la suerte de trabajar y ya no por lo económico, sino por sentirme realizada y ver que el sector se mueve.

También le da a la moda...

Sí, hemos lanzado la nueva colección de Anelle Studio, que es la firma de ropa que he creado con Ana Capel el año pasado, se llama Revival y estamos muy contentas.

¿Socializa o tiene el síndrome de la cabaña?

Me cuesta. De hecho he visto a mis amigos en contadas ocasiones y no me apetece mucho el tema terraza, me da un poco de miedo. Ahora estoy con mi familia en la playa ¡y no he pisado el pueblo! Me he dado cuenta de que soy menos sociable de lo que me imaginaba. Puedo vivir sola más de lo que tenía en mente.

¿Qué talento oculto le ha salido a la luz durante el confinamiento?

Oculto no, porque me conozco bastante, pero me he puesto a pintar flores, quizá porque echaba de menos a mi familia o porque nos estaban quitando la primavera... No lo sé, ¡pero he tenido un enganche! A todo el mundo le ha dado por cocinar, yo hice un bizcocho, me salió fatal, se me quemó, quedó seco... Y nunca más.

Igual su cuerpo se lo ha agradecido.

Puede que sí.

¿Dónde han acabado las flores?

Eran bocetos... Le hice uno a mi madre, por su día y por su cumple y se lo di cuando la pude ver a mediados de junio.

¿Cómo fue ese reencuentro?

Muy emotivo... ¡Y rápido, porque salió corriendo a ver a su nieto! Nosotras habíamos hablado por videollamadas...

¿Qué le quita el sueño?

La situación que tenemos, la gente que sufre... Y mi hijo cuando se despierta de madrugada.

¿Y quién le quita el sueño?

Diría que no es tanto el quién sino el cómo. Si me propones un plan en una casa en familia, un porche, de noche con una cervecita, una buena conversación... Ahora mismo eso me quita el sueño.

¿Se valora todo más?

Muchos de nosotros hemos cambiado. Algunos han ido a peor, pero en mi caso valoro todo más. Siempre he amado la naturaleza, pero no la buscaba tanto como ahora.

¿Qué le diría a los políticos?

Yo no soy política ni quisiera dar lecciones, pero igual sería un buen momento para unir fuerzas y pensar en toda la gente que se ha muerto y en las cosas que se necesitan.

¿A quién pondría en cuarentena?

A la gente que busca gresca, conflicto, que no busca perdón sino lucha... Si no aportas, te apartas.

¿Tiene mejor o peor carácter de lo que pensaba encerrada?

No me he sorprendido. Soy una persona dócil, no tengo el carácter fuerte a menos que me saques de mis casillas y no es fácil salvo que te metas con mi familia que voy a degüello. Si no soy calmada... Con mi pareja en el confinamiento creo que nos hemos hablado fuerte dos veces. No me gusta discutir.

Es de las que hace las paces pronto.

A no ser que discuta muy tarde y esté muy cansada, sin duda. Al rato ya busco la reconciliación.

¿Qué tal se lleva con las mascarillas?

Me llevo regular porque me asfixio, yo no llevo de las quirúrgicas, yo me pongo de las FFp2 para que no entre nada, así que intento salir poco. Soy hipocondríaca, me han ofrecido de las de telas, bonitas, con estampados, pero yo no quiero ir guapa quiero ir protegida.

¿Feminista?

Claro que busco la igualdad. La lucha es diaria, hay que hacer un mundo mejor. Convivo con muchos hombres. Ahora estoy con mi hijo, mi novio, mi primo y mi hermano y estoy entre algodones. Aquí todos hacemos de todo.

¿Playa o montaña?

Yo por mí playa siempre, mi chico es de montaña, si hubiera sido animal sería una cabra montesa.

¿Y usted?

Yo una loba completamente. Con mis cachorros, mi manada... Además es que es así, el lobo es mi animal favorito.