El Rey Emérito sigue añorando a Corinna

No olvida los buenos momentos vividos juntos

El Rey Juan Carlos, en una imagen de archivo
EUROPA PRESS
05/01/2021
El Rey Juan Carlos, en una imagen de archivo EUROPA PRESS 05/01/2021Servicio Ilustrado (Automático) EUROPA PRESS

El amor es ciego. Y a veces engañoso. Bien lo sabe el Rey Juan Carlos. Desde su “exilio” en Abu Dabi, y a pesar de todo lo que ha desvelado contra él, añora a Corinna, sus caricias y sus besos.

Una fuente cercana al emérito lo revela a esta web con un cierto pesar: “ni sus hijas consiguen que el rey deje de hablar de esa mujer que le hizo tanto daño. Es tarea imposible. A pesar de que le ha traicionado, don Juan Carlos no logra olvidar los buenos momentos que pasaron juntos durante años”.

Dicen que el monarca padece una soledad que le angustia, que ni disfruta de la jaula de oro en la que vive, le falta su gente, los que le apoyan por encima de todo, los que priorizan la amistad y el cariño por encima de los asuntos económicos.

Si fuera por el emérito, mañana mismo regresaría a España. Los fieles e incondicionales amigos de Galicia le esperan con los brazos abiertos. No así el Gobierno, sobre todo los podemitas que no se cansan de atacarle a diario. Lo que siente por dentro su hijo, Felipe VI, es otra historia.