Los detalles sobre la ruptura de Isabel Sartorius y César Alierta: “Se llevan bien. Ella está buscando empleo”

Según una fuente cercana a la ex novia del Rey Felipe VI, se ven una vez a la semana y se llevan muy bien

Isabel Sartorius por las calles de Madrid.
Isabel Sartorius por las calles de Madrid.ADRIANO ALVAREZGTRES

La relación entre Cesar Alierta e Isabel Sartorius se rompió hace meses, pero no así su amistad. El pasado sábado, día 6, los dos se citaban en el madrileño restaurante Los Remos para comer y los testigos que les vieron aseguran que fue un almuerzo marcado por las confidencias y el cariño. Una fuente cercana a la ex novia del rey Felipe VI nos desvela que «la relación sentimental acabó, pero ellos suelen verse una vez a la semana en Madrid, quedan siempre en la capital de España y su separación fue de mutuo acuerdo, ni hubo terceras personas por medio ni rencores. Se llevan muy bien y todos los recuerdos de tiempos pasados son buenos. Es un hecho que ya no están juntos, se lo confirmo al cien por cien».

Sensible y muy enamorada

La noticia de la ruptura la publicó en exclusiva «Informalia» el pasado jueves, pero los rumores del distanciamiento venían siendo insistentes desde principios de año. Esta misma fuente nos desvela que «salió mal, tenga en cuenta que él estuvo dos meses en coma inducido y los dos se dieron cuenta de que no tenían cabida en la vida del otro. César se dedicó más a su familia, es un núcleo muy unido, mientras que Isabel se vuelca ahora en su hija, sus amigas y en buscar trabajo. Está estudiando un máster y ya no presta funciones en la Fundación Telefónica porque, cuando comenzó a salir con Alierta, por una serie de circunstancias, tuvo que elegir entre seguir ese noviazgo o pertenecer a una fundación que preside su entonces pareja. Ahora mismo está en paro y buscando un nuevo empleo», nos detalla.

Isabel Sartorius

Isabel es una mujer muy sensible, estaba muy enamorada de su novio y, nos dice una persona de su círculo más cercano, «aquel verano lloró más que nunca en su vida. Lo pasó muy mal, pendiente de la situación de César, preocupadísima, pasando un duelo terrible, y hoy se siente muy contenta de que él esté bien, aunque ya no les una lo mismo que antes. Son muy buenos amigos, quedan a comer todas las semanas, muchas veces les acompaña una amiga íntima de Isabel, casi una hermana, y le puedo asegurar que en la actualidad ella se siente muy en paz consigo misma. Tranquila y con la conciencia en reposo, se entregó en cuerpo y alma a su pareja, pero llegó un momento en el que la relación no tenía salida por las circunstancias. Ahora está con su máster on line. La ruptura esta ahí, pero la ternura de Isabel hacia César sigue intacta. Y una aclaración: ninguno de los dos le dijo al otro que lo suyo había acabado. Él decidió irse a Zaragoza con su familia, sus diecinueve sobrinos, y ella permaneció en Madrid. La distancia hizo el resto».

En contra de lo que se ha publicado, Sartorius ha abandonado definitivamente el negocio del diseño de bolsos. Recordemos que la Reina Letizia tiene algunos y que ambas mantienen una gran amistad. Amaron al mismo hombre y se entienden a la perfección. De hecho, quedan de vez en cuando, casi siempre en El Pardo, cerca del palacio de la Zarzuela, para tomar café y compartir algunas confidencias.

CÉSAR ALIERTA FOTO: EUROPA PRESS REPORTAJES

Desde su círculo íntimo, nos insisten en que «Isabel, hoy por hoy, está cerrada al amor, no es fácil abrirse a nuevas relaciones. Tiempo al tiempo. El final de su relación con César supuso un bajón tremendo para ella y hoy en lo único que piensa es en sus enormes ganas de vivir». Cambió de residencia y vive en un barrio noble de Madrid, cerca de la Castellana. Y les seguiremos viendo juntos, pero las imágenes que puedan salir no deben dar lugar a equívocos sobre si han retomado su relación. No hay lugar, ambos tienen muy claro que no hay marcha atrás.

Divertido, inteligente y genial. Así calificaba Sartorius a su ex novio cuando hablaba con sus amigas. Le amaba, sí, pero, sobre todo, le admiraba. Se conocieron por mediación de un amigo común y en 2017 dieron un paso más y se convirtieron en pareja. Se ha publicado que Alierta no quiere saber nada de Sartorius. Y estamos en condiciones de desmentir rotundamente esa información. Nuestra fuente se indigna al cuestionárselo: «Eso es rotundamente falso. Son ganas de hacer daño. No entiendo que digan ese tipo de mentiras. El cariño ha cambiado, el amor es hoy amistad. Ni acabaron mal ni existen reproches. Y menos, mal rollo. Se ven habitualmente para comer en Los Remos porque ese restaurante está muy cerca de la casa que César tiene en la urbanización cercana de La Florida. Solamente tienen que llamar a ese establecimiento para que les confirmen lo que les estoy contando», sentencia.