Las Campos ante el regreso de Bigote Arrocet: rezando y con el mazo dando

Mientras Terelu exige a periodistas y medios que respeten a Teresa Campos, Carmen Borrego y Alejandra Rubio incrementan su presencia televisiva gracias a la participación de Edmundo Arrocet en Secret Story.

María Teresa Campos, junto a sus hijas y nieta, a las puertas de su todavía mansión en Las Rozas
María Teresa Campos, junto a sus hijas y nieta, a las puertas de su todavía mansión en Las RozasGENGTRES

El regreso de Bigote Arrocet a la primera línea televisiva como concursante estrella de ‘Secret Story’, el nuevo reality de Telecinco, ha revolucionado al universo Campos. Aunque comparten ADN, las tres generaciones de comunicadoras, han reaccionado de muy diversa forma al protagonismo que adquiere la matriarca al removerse su pasado junto al humorista.

La primera en reaccionar al inesperado fichaje de la ex pareja de Teresa Campos, fue Terelu. La más diplomática del clan lanzó una advertencia a medios y a compañeros, desde su silla en Viva la Vida y desde su blog en Lecturas, exigiendo respeto para su madre. “Hay una persona que es “MI MADRE” que no quiero que le roce esto, que no quiero que esto le haga daño, que no quiero que la asedien las pocas veces que sale de su casa-escribía Terelu en la revista Lecturas-. Mi madre, a sus 80 años, se ha ganado el respeto y el cariño de mucha gente y de muchos compañeros de profesión. Apelo a eso para que le ayuden y para que nos ayuden. Tengo muy claro que a mi madre no le beneficia que le estén preguntando por esta persona que desapareció de su vida voluntariamente... Ruego a todos esos compañeros, que dicen quererla y que me consta que es así, que le ayuden y que me ayuden a que esté tranquila, feliz, y a su estabilidad a sus 80 años. La pelota está en vuestro tejado, compañeros”.

La hipocresía de Terelu: pide a sus compañeros que respeten a su madre mientras el clan se forra a su costa.

Unos argumentos torticeros, injustos o que no se arreglan a la razón, teniendo en cuenta que Maria Teresa Campos fue quién desveló, previo pago, en revistas y programas de televisión, todos los detalles de su ruptura sentimental y habló de la relación que mantuvo durante seis años con el concursante de “Secret Story”. También hablaron Terelu y Carmen Borrego quiénes, desde sus atalayas televisivas y en exclusivas, no dudaron en defender a su madre de los inexistentes ataques de Bigote Arrocet. El humorista ha mantenido un sepulcral y caballeroso silencio, hasta ahora.

Que la hija de Maria Teresa Campos, experta en estas lides, crea que puede exigir que a su madre “no le roce” la polémica resulta surrealista. Para ganarse el respeto de los compañeros debería haber pedido a su madre que no vendiera sus intimidades, a su hermana que no alimentara la polémica y no haber entrado ni siquiera ella al trapo. El atrevimiento, demagogia o hipocresía de Terelu Campos pidiendo a sus “compañeros” que no hagan su trabajo, mientras ella cobra por hacer el suyo a costa del sufrimiento de su madre, es para mear y no echar gota.

La periodista María Teresa Campos y el humorista Edmundo " Bigote " Arrocet en el aeropuerto de Madrid. FOTO: KLA ©GTRESONLINE

Carmen Borrego y Ale Rubio contra Bigote Arrocet

Más transparentes han sido Carmen Borrego y Alejandra Rubio, hija y nieta de la matriarca. La que fuera directora de los programas de televisión de Maria Teresa Campos y la más fresca del clan, han encontrado un nuevo filón con Bigote Arrocet. “Tita crack” y Ale no han perdido la ocasión de fichar por nuevos programas que pagan a precio oro sus intervenciones. La providencial contratación de Bigote en el reality ha hecho que Carmen Borrego regrese a Sálvame y que Ale Rubio debute como tertuliana en el debate de Secret Story.

Carmen Borrego ya ha dejado claro que entrará en el cuerpo a cuerpo con el chileno y sus defensores. La hija de Teresa Campos prefiere que sea el ex amante de su madre quien reciba los golpes antes que sufrir los ataques y mofas de sus compañeros de Sálvame. La presencia en el nuevo reality de Alejandra Rubio solo se justifica por la entrada en la casa del que, en broma, llamaba abuelito, que ya ha desmentido la versión de Maria Teresa Campos sobre el final de la relación. El debate está servido y, al menos, tres Campos entran en el juego. ¿Hablará también la matriarca?