Gente

La boda de Valladolid que ha traído en secreto a España a los príncipes de Dinamarca

Leonora Sisseck y Carlos del Río, a migos del príncipe Federico y de Mary Donaldson se han casado en Valbuena de Duero

Los herederos daneses en un partido de la selección danesa en la Eurocopa 2020
Los herederos daneses en un partido de la selección danesa en la Eurocopa 2020HANNAH MCKAYPool via REUTERS

El heredero danés y su esposa, la princesa Mary, han visitado España por motivos personales, según publica en exclusiva la revista Semana. Sus amigos Leonora Sisseck y Carlos del Río se han casado en la localidad vallisoletana de Valbuena de Duero. El enlace religioso ha tenido lugar en el Monasterio de Santa María de Valbuena, una pequeña localidad a 40 kilómetros de la capital vallisoletana, un lugar privilegiado rodeado de viñedos.

El príncipe Federico y la Princesa Mary de Dinamarca.

Los príncipes Federico y Mary han preferido pasar desapercibidos para así poder disfrutar como el resto de los asistentes de una visita guiada por dos bodegas, Hacienda Monasterio, en Pesquera de Duero, y Dominio de PIngus, en Quintanilla de Onésimo.

Como está siendo habitual en todos los enlaces que se están celebrando en esta época de pandemia, ha sido necesario que los invitados presentasen una prueba de PCR antes de la llegada.

No es la primera vez que Federico y Mary de Dinamarca visitan la Ribera del Duero. Ya lo hicieron en 2019 cuando se alojaron en Peñafiel en un viaje privado en el que estuvieron acompañados por Peter Sisseck, propietario desde 1990 de la compañía Hacienda Monasterio. En esa ocasión, según publicó el “Norte de Castilla”, los príncipes disfrutaron además una comida en el asador Mauro.

Los príncipes Federico y Mary y sus hijos, junto a la reina Margarita. EFE/EPA/Keld Navntoft DENMARK OUT FOTO: Keld Navntoft EFE

Los príncipes daneses cumplieron diecisiete años de matrimonio. Una relación que ha tenido sus altibajos y que estuvieron a punto de romper en dos ocasiones. La primera, en 2011, pocos meses después de que nacieran sus hijos mellizos. En aquella época, Federico fue grabado en un pub de Copenhague, Simons, bailando muy acaramelado con una joven rubia. La noticia no fue bien recibida por Mary Donaldson. Sin embargo, ajenos a los rumores al día siguiente la pareja acudía sonriente al bautizo de sus hijos Vincent y Josephine. Incluso, la misma noche del bautizo, Federico regresó al pub Simons, pero esta vez acompañado por algunos familiares de Mary, que habían viajado desde Australia hasta Dinamarca para no perderse la ceremonia. Mary prefirió quedarse en casa con los niños. La segunda crisis se produjo en 2008, cuando la revista “Svensk Dam” publicó una imagen del príncipe Joaquín, hermano de Federico, a punto de besar a su cuñada. Después de una fiesta, Joaquín agarró a Mary y la besó intensamente. Un contacto físico que no fue fraternal, sino un apasionado y ardiente ataque que terminó con un largo beso en la boca… Mientras tanto, Marie con cara de circunstancias pasó el mal rato de la forma más civilizada que pudo”, aseguraba la revista.

Los rumores de que Joaquín estaba enamorado de Mary eran constantes, hasta el punto de que cuando éste se divorció de Alexandra se casó con una mujer muy parecida a ella, también de nombre Mary y nacida en su mismo año. Estos rumores afectaron mucho la relación de los príncipes daneses.