Gente

Victoria Federica: la nueva soltera de oro de la aristocracia

La hija de la Infanta Elena e influencer parece que ha emprendido una nueva etapa en su vida sentimental y pasando página de su primer gran amor, Jorge Bárcenas

Victoria Federica de Marichalar y Jorge Bárcenas
Victoria Federica de Marichalar y Jorge Bárcenas FOTO: Raúl Terrel Europa Press

La anteriormente conocida como «la niña tímida y un poco retraída de los Borbones» ha eclosionado en una joven que impone con su presencia y su porte. Esto debido sobre todo a su gran altura, herencia materna, pero también paterna, ya que don Jaime de Marichalar es un caballero castellano de larga figura. Quizá ahora Vic, como la llaman coloquialmente, entre en la lista de solteros de oro de nuestro país. Se rumorea en la corte con mucha fuerza que ya no está con Jorge Bárcenas. El joven que se dedica a la música pero no tiene nada que ver con el otro artista. Bueno, pues Jorge ya no es la pareja de Victoria, una historia de amor juvenil que ya ha llegado a su fin. Pero nos ha pasado a todas, los amores de juventud se quedan la mayoría de las veces en eso, aunque vendrán más. Y ya saben el dicho, «la mancha de una mora con otra verde se quita», así que es el momento de disfrutar de la soltería y que después le quiten «lo bailao» a la hija de la Infanta Elena.

Sí es verdad que en estos momentos la realidad no es como la de antes. Los novios de ahora tienen que convivir y eso lleva un riesgo extra. Y, además, suponemos que los padres deben andar locos de contentos, porque claro, un DJ no es lo mismo que un conde o un marqués. O si apuntamos un poco más alto, un príncipe de esos tan escasos y de sangre tan azul que no se le pueda poner ni una pega, y si es ingeniero de caminos, canales y puertos, mejor.

He oído muchos comentarios sobre si se ha retocado o no. Yo creo que se debe más a una buena elección de maquillaje que a otra cosa. Antes se pintaba ella misma y, claro, las manos profesionales se notan y mucho. Hubo un punto de inflexión, el más que comentado desfile de Dior, donde compartió «front row», risas y un «selfie» que dio la vuelta al mundo con la flamante embajadora de Barbados, la señorita Rihanna Fenty. Ahora, la cantante se dedica principalmente a sus negocios millonarios, como el de la firma de cosmética homónima Fenty Beauty. Quizá Vic pida que la maquillen con productos de la firma de su nueva amiga que sigue combinando con la barra de labios Dior Addict, que crea adicción como dice su nombre.

Pilates facial

Y hablando de labios, ahora los tiene mucho más turgentes y voluminosos; sin embargo, para los que piensen que solo puede deberse a rellenos, les diré que son muchas las influencers que han sucumbido a la moda del Pilates facial. «¿Pilates facial?», me preguntan muchas amigas con asombro. Les tengo que contestar que sí. Que lo mismo que esta disciplina sirve para tonificar los músculos del cuerpo con sus movimientos aislados puede conseguir el mismo efecto en el rostro: labios más rellenos, mandíbulas más definidas y además sin tensión, ya que ayuda contra el bruxismo, y, sobre todo, un efecto «glow» de rostro fresco, lozano y luminoso que es la envidia de muchas y de muchos.

Desde Londres y en Instagram una de las reinas de esta modalidad es la catalana Carme Farré, afincada desde hace años en la ciudad favorita de la Reina Sofía para hacer sus compras navideñas y durante todo el año. «FaceToned» como hábito es lo mejor para evitar las arrugas en la sonrisa y en toda la cara. Las tablas de gimnasia ayudan a reducir y prevenir las arrugas alrededor de la boca gracias a la gimnasia. La tonicidad ayuda a mantener la piel tersa, los músculos no tienen flacidez y por ello no aparecen arrugas. Los productos de belleza y masajes ayudan a mantenerla bien hidratada y reluciente. Es la combinación perfecta, y además si se combina con un sérum es aún más efectivo.

Volviendo a la parece que nueva soltería de Victoria Federica, seguro que su pandilla de amigos, entre las que hay varios influencers, se mantiene fiel a ella, porque ser amigo de Vic ayuda, y mucho. Sobre todo ahora que está en negociaciones para rentabilizar su cuenta de Instagram, ¿se pueden imaginar algo más beneficioso que una campaña con ella? No. Aunque seguro que por encima de todo ello la quieren porque la gente que la conoce siempre recalca «lo buena niña que es».

La Feria de Sevilla de este año ha supuesto el reencuentro de casetas, caballos, albero, trajes de flamenca y rebujitos varios. Por eso, entre tanta fiesta a Victoria Federica se le ha escapado a sus amigas un «a ver si me sale novio», y a buen entendedor no le hace falta nada más. Eso sí, declaración oficial ni se anuncia ni se espera, que no es príncipe de sangre real.

Por cierto, el día en que visitó la Feria llevaba un vestido rojo que ha despertado mucha admiración, porque recordemos que el ex duque de Lugo es el pigmalión de la nieta de los Reyes Eméritos y siempre se ha caracterizado por su elegancia. A veces incomprendida, la verdad. ¿Y saben que es lo peor que le puede pasar a una influencer? Perder su móvil. Pues eso fue precisamente lo que le ocurrió la famosa noche de los «pescaítos», pero, tranquilos, ya está recuperado o reemplazado, y a veces la desconexión digital es necesaria Victoria, no te apures, que como nos decían antes «el que quiere llama» y no hay excusas que valgan.