Gente

Rosa Tous aplaude el espectacular posado de Ana Rodríguez, la exmujer de Bono

La exmujer del exministro Bono, de 63 años, disfruta de unos días de descanso en Cantabria

Ana Rodríguez, en su Instagram
Ana Rodríguez, en su Instagramana Rodríguez InstagramAna Rodríguez

Ana Rodríguez, ex mujer del socialista José Bono, ya está de vacaciones. Así lo ha confirmado ella misma en su perfil de Instagram. La madre de Amelia Bono ha posado en un entorno idílico en Cantabria donde pasa unos días de relax. Posando con un bañador negro, Ana Rodríguez, de 63 años, luce una escultural figura que ha provocado la reacción de sus seguidores. Especialmente de sus hijas que destacan “¡guapa, mi mami!” (Ana Bono), “no se puede tener una madre más guapa” (Sofía Bono) y “ole, mi suegra que guapa es” que le dedica Borja Gómez de Mendoza.

También su íntima amiga Rosa Tous reacciona a la imagen con un “merecidísimas, guapa! Ana Rodríguez ha sido hasta hace poco una habitual en los “photocalls” de la marca Tous, Sin embargo, en los últimos meses solo las redes sociales publican imágenes de ella donde se observa que no ha perdido ni un ápice de belleza y estilo. Sus hijas, sobre todo Amelia y Sofía viven pendientes de ella y no dejan de disfrutar de momentos familiares junto a ella.

Anaa vive con distancia las rupturas sentimentales de sus hijos no porque le sean ajenos sus problemas, sino porque siempre les apoyará. Se adora y la adoran, pero lo que ella necesita realmente es que la cuiden. Ella ha tenido siempre una visión muy optimista de los divorcios, llegando a publicar en su libro

Se adoran, les adora y en esta fase de su vida solo piensa en cuidarles y en dejarse cuidar (y mimar), que es ahora mismo lo que más necesita. Amelia o Jose tendrán, sin duda, muy presente las palabras escritas de su madre sobre su propia ruptura: «Divorciarse no es fracasar, no significa que la vida se acabe, no es el final, pero tampoco es un viaje maravilloso. El divorcio es un camino terrible en el que todos salen perdiendo de una forma o de otra. Pero siempre lleva un orden y cumple una serie de pautas, prácticamente idénticas en todos los casos, y no me refiero a las judiciales, sino a aquellas relacionadas con los comportamientos que mujeres y hombres desarrollan antes, durante y después del proceso. Conocer estas pautas que se repiten miméticamente nos dará la ventaja de ir a la contienda con cierta preparación y mayor tranquilidad ¡Las que lo hemos vivido lo sabemos bien! Las experiencias vividas nos facilitan la entrada en el club de las perfectas divorciadas, cuyas normas nos guían para que el final de un matrimonio no se convierta en un infierno».