Egos Famosos

Los Bono Rodríguez solteros al completo: las horas bajas del clan del exministro

Amelia ha puesto esta semana punto y final a su matrimonio con Manuel Martos y José Bono Jr. ha cancelado definitivamente su boda con Aitor Gómez. La familia feliz pasa por horas bajas

En la imagen, Amelia Bono y Manuel Martos.
En la imagen, Amelia Bono y Manuel Martos.Victor J BlancoGTRES

Amelia Bono y Manuel Martos eran una pareja aparentemente estable y así aparecían ambos en sus respectivas redes sociales. Siempre ha sido más activa la nuera de Raphael y Natalia Figueroa publicando vídeos divertidos y locos donde muchas veces (sobre todo durante el confinamiento) compartía las apariciones con su marido y a veces también intervenían sus hijos. Estas historietas reflejaban un ambiente familiar feliz que lo mismo podía desarrollarse dentro del chalet que por los alrededores. La sorpresa llegó este miércoles cuando la revista «¡Hola!» publicaba la separación de la pareja y ayer ellos mismo lo confirmaban en su perfil de Instagram. Una noticia que solo el entorno más íntimo conocía. Habían pasado trece años del «sí, quiero» en la iglesia del hospital de Tavares. Un acontecimiento que la Prensa bautizó como la boda de princesa de la hija del presidente de Castilla-La Mancha. Es el segundo divorcio en la familia después de la separación también sorprendente de sus padres en 2010. En junio anunciaban con un comunicado conjunto su cese de convivencia tras tres décadas de matrimonio. Fue de mutuo acuerdo y no hubo complicaciones ni económicas, ni patrimoniales, pero tampoco resultó idílica en aquellos primeros años. De aquella ruptura hay una anécdota que marca cómo funcionaba el matrimonio y que reveló el político. «Una día la pedí un beso y me contestó, ¡que te lo de Castilla-La Mancha», en referencia a su cargo «full time» como presidente de esa Comunidad. Los tres hijos mayores eran conscientes de que la relación de sus padres no funcionaba y por eso no se convirtió en tragedia. Sofía, la pequeña, fue la más receptiva en este sentido. Se estableció una custodia compartida y a día de hoy la joven pasa tiempo con su padre en su casa del barrio de Salamanca y otra temporada con la madre en Aravaca, lugar donde reside que está cerca del chalet de su hermana.

Por ahora Manuel y Amelia tienen previsto vivir en el mismo domicilio y así lo han confirmado sus amistades. El tiempo dirá si esta convivencia se puede mantener en el futuro. La casa es grande, tiene tres pisos y jardín, y al estar en una urbanización privada la intimidad la tienen asegurada. Amelia y Manuel han seguido con su vida habitual. La hija de Bono sale casi todas las mañanas a correr y ha mantenido su rutina. De momento, se desconocen las causas de la ruptura. El 3 de julio estaba previsto que toda la familia se reuniera en un acontecimiento importante como era la boda de José Bono Jr. y Aitor Gómez. El acto se había retrasado en dos ocasiones. Primero, por el Estado de Alarma que solo permitía las reuniones de convivientes. Y, la segunda, porque aún se mantenían las restricciones sanitarias. Y quedaba esta tercera ocasión que iba a ser la definitiva el día 3 de julio. Hace más de cinco años que Aitor y José llevaban juntos. Hubo presentación familiar, intercambio de obsequios. En el caso del jinete fue su padre el que se encargó de comprar el regalo para su futuro hijo político. Así lo contaba a quien esto firma: «Quería un reloj especial para Aitor por la pedida y mi padre fue mi cómplice. Se encargó de buscarlo».

La pareja formada por José Bono y Aitor Gómez

Hace unos meses la pareja tomaba la decisión de separarse por tiempo indefinido. Las amistades comunes no saben si volverán a reencontrarse o, por el contrario, la ruptura no tiene vuelta atrás. Ana, la hija segunda con una proyección pública de bajo perfil, no llegó a comprometerse legalmente pero sí comparte una hija común con el que fue su pareja. Se llevan bien pero no conviven. Mantener las relaciones de pareja resulta más complicado para los miembros de la familia Bono Rodríguez. En cambio son como los mosqueteros, «uno para todos y todos para uno» como unidad afectiva. El ex ministro de Defensa y la empresaria de joyería han evolucionado y se llevan muy bien. Pasaron juntos las últimas navidades previas a la pandemia en la República Dominicana y los hijos y ex marido organizaron una gran fiesta por el 60 cumpleaños de Ana Rodríguez. Ahora con el divorcio de Amelia y Manuel y la separación de José y Aitor padres y hermanos son el mejor apoyo. La familia se separa pero sigue unida.