Gente

Marta Riesco sufre ataques de ansiedad tras el ‘huracán Antonio David’

La periodista de ‘El programa de Ana Rosa’ no está pasando por su mejor momento

Marta Riesco
Marta Riesco FOTO: @marta.riesco Instagram

Fuertes ataques de ansiedad, ingesta de tranquilizantes, agobio absoluto… Marta Riesco se lamenta de la situación que le está tocando vivir tras descubrirse su presunta relación con Antonio David Flores y amenaza con inundar de burofax las redacciones que no respeten su claro deseo de mantenerse al margen de la ruptura matrimonial entre su amigo especial, Antonio, y su esposa, Olga Moreno. Vamos, que su intención es, claramente, quitarse de en medio.

Que Marta lo está pasando mal estos días no es nada nuevo, se encuentra en el ojo del huracán y ha reconocido a sus compañeros de ‘El programa de Ana Rosa’ que sufre frecuentes ataques de ansiedad.

Irónicamente, el ex guardia civil y la reportera utilizan el mismo término, “letra escarlata”, para recriminar a los medios que señalan a Marta. Pero se equivocan con dicha terminología, ya que la letra escarlata era utilizada en la puritana Nueva Inglaterra del siglo XIX para señalar a mujeres adúlteras, a las que se obligaba a llevar en el pecho la letra A, de adúltera, en el color citado.

Y, que se sepa, Marta no tiene el menor rasgo de ser una adúltera porque ni está casada ni debe explicaciones a nadie.

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define la palabra adulterio como “la relación sexual de una persona casada con otra que no es su cónyuge”. En este sentido, el que habría cometido, presuntamente, el adulterio es Antonio David Flores y no Marta.

Siguiendo con este culebrón, la periodista Marisa Martín Blázquez ha dejado entrever que en la vida del ex guardia civil podría existir otra mujer, desconocida públicamente hasta el momento, que sería la verdadera culpable de la ruptura. Una chica, dicen, más joven que Olga y residente en Madrid. Pero todo son suposiciones, no hay pruebas que puedan demostrar dicho rumor. El secretismo que rodea a este drama se presta a todo tipo de conjeturas. Lo que no es de recibo es que Flores eche toda la culpa de su ruptura a la prensa y se olvide de que todos los indicios apuntan a que los verdaderos motivos de su separación se deben a sus presuntas infidelidades.