Gente

Verdeliss responde a las críticas por llevar un bañador “poco apropiado para una madre”

La influencer ha dejado claro en sus redes sociales que su maternidad no tiene que imponer cómo debe vestir

Verdeliss en una imagen de archivo
Verdeliss en una imagen de archivo FOTO: Gtres

En pleno siglo XXI, todavía hay quien se atreve a sugerir a una mujer cuál es la forma “correcta” en la que debe vestirse apoyándose en diferentes factores como su edad, estado civil o procedencia. Algo así es lo que ha tenido que sufrir la influencer Verdeliss, que publicó recientemente una fotografía en sus redes sociales en las que presumía de figura con un bañador que, según algunos de sus seguidores, mostraba más de la cuenta para ser una madre de familia numerosa. Ante estos comentarios, la que fuera concursante de “Gran Hermano VIP” ha respondido tajante, dejando claro que seguirá utilizando las prendas que le vengan en gana.

“Esta es la foto de la discordia. O más bien, el bañador de la discordia…que parece ser ‘poco apropiado para una madre de familia numerosa’. Estoy por pedir una asesoría para enderezarme, pues ‘lo dice por mi bien’. Mira…No. En el momento en que pones limitaciones a lo que yo hago con mis libertades y/o mi cuerpo, tu opinión no está lanzada desde el cariño”, comienza exponiendo Verdeliss, que añade: “Peor aún… un comentario paternalista y casposo que destila esa percepción de que la mujer, cuando pare, ha de mostrarse sumisa, puritana y abnegada”.

Verdeliss ha puesto el foco en esa idea machista de que las madres han de mostrarse siempre perfectas, “no vaya a ser que sea mal ejemplo... No vaya a ser que fomente mentes pecaminosas… No vaya a ser que se desacredite su validez para maternar... No vaya a ser que su descendencia se avergüence”. La influencer ha criticado que “la aprobación que merecemos como madres es inversamente proporcional a los centímetros de piel expuestos, y ha reivindicado la educación a sus hijos en ciertos valores: “Yo os digo que nada mejor lección para un hijo que sentiros libres, queridas y realizadas”.

Por último, Verdeliss ha clamado por la necesidad de “no anular a esa mujer que toma sus decisiones. Se trata de no doblegarse ante una sociedad que estigmatiza. Se trata de mostrar que no hay mayor acto de amor propio que ser una misma. O más bien: de no olvidarse a una misma”.