MENÚ
martes 23 julio 2019
17:24
Actualizado

Contra la crisis por Xavier Novell

Tiempo de lectura 2 min.

16 de febrero de 2012. 04:44h

Comentada
16/2/2012

Un análisis periodístico explicaba por qué un país con más de un 20% de paro prolongado no explotaba con una revuelta social. Mi teoría es que no hay una explosión social violenta porque muchos pensionistas ayudan a sus hijos en paro y otros muchos acogen en sus casas a las familias de sus hijos en paro. Porque hay escuelas concertadas que están consumiendo sus pocas reservas para no exigir cuotas a familias que no las pueden pagar. Porque hay autónomos que perdonan deudas a los que se han quedado sin trabajo. Porque los funcionarios, conscientes de la  estabilidad de su empleo, aceptan con espíritu de sacrificio los recortes de sueldo. Porque mucha gente anónima, directamente o a través de Cáritas, ayuda a muchas personas.
Los católicos no podemos quedar impasibles. No podemos pasar de largo, como algunos personajes de la parábola del buen samaritano. Sabemos el final del rico indiferente a la situación del pobre Lázaro que pedía limosna en la puerta de su casa. Todos podemos hacer algo. Yo me he rebajado el sueldo un 25%. Nuestra diócesis de Solsona destinará de forma extraordinaria un 10% de su presupuesto de 2011 y 2012 al Plan de Ayuda Social de Cáritas Diocesana. La necesidad es grande. Si cada uno de nosotros renuncia a algo, se producirá el milagro de salvar a muchos del precipicio de la exclusión social. Si a ti y a mí nos dejasen sin trabajo, agradeceríamos que alguien nos ayudase.

Xavier Novell
Obispo de Solsona. (De su texto «Todos contra la crisis», presentado ayer)

Últimas noticias