MENÚ
sábado 20 abril 2019
09:07
Actualizado

LA RAZÓN compartió una jornada electoral con el presidente de la Generalitat y candidato del PPCV a la reelección, Francisco Camps

«Con Rajoy seremos los primeros de España en salir de la crisis»

«Estoy obligado a hacer campaña. No podría perdonarme una ausencia y no asumir el compromiso con mis compañeros de partido y mi responsabilidad». Son las palabras del presidente de la Generalitat y candidato a la reelección por el PPCV, Francisco Camps, con cierto rictus de dolor, de sufrimiento escondido, porque la operación de hernia discal está reciente.

  • 042VAL14FOT1
    042VAL14FOT1
  • 042val14fot3
    042val14fot3
Valencia.

Tiempo de lectura 8 min.

14 de mayo de 2011. 00:36h

Comentada
Valencia. 14/5/2011

El doctor Antonio Martín se ha visto presionado a acceder a este ritmo contraproducente para su recuperación. Rafa Blanquer, que controla su rehabilitación, hace lo que puede, lo que le permite este paciente, que no es precisamente un ejemplo de sumisión. Convenimos en acompañar al candidato durante una jornada, una tarde de la campaña electoral. No se trata de una entrevista, sino de compartir  la experiencia y algunas reflexiones. Después de haber  presenciado una mañana institucional de reuniones con los autónomos y el reparto de un «mini-kit» para niños diabéticos, el destino es Vinaròs y Benicarló, el extremo norte de la Comunitat.

Por el camino da tiempo a charlar y hablar de su mayor frustración, su principal preocupación: el paro. «No es una situación nueva para los valencianos. Ya sufrimos una crisis a principios de los 90 con Felipe González. Cuando cambió el Gobierno de España, la Comunitat fue la que más creció económicamente y en empleo. Estoy convencido que, en cuanto haya un cambio de Gobierno en España, que genere confianza y el mercado interior empiece a consumir y a invertir, seremos los primeros en salir de la crisis, avanzar más que la media nacional».

Tiene un proyecto clave en la cabeza. Se trata de favorecer la inversión y lograr que cada empresa valenciana contrate a un trabajador. «Esa medida, que conseguiremos, hará disminuir el desempleo a niveles de Francia y Alemania, que son las naciones que corresponde compararnos». Poco tiempo ha pasado y ya llegan malas noticias. La ciudad murciana de Lorca ha sufrido un terremoto, que ha dejado cierta devastación. Se imponen algunas llamadas de teléfono: al conseller de Gobernación, Serafín Castellano, para que, si procede, se adopten las medidas correspondientes, al presidente de la Comunidad de Murcia, Ramón Luis Valcárcel. No da con él, aunque le informan de que se encuentra en Bruselas.

Mientras, se confirman las primeras víctimas de la tragedia. Dolor, recuerdos, solidaridad y posibilidad de cambios de planes. Sigue la conversación. Le oprime la actuación del Gobierno central. «Comenzamos una legislatura en 2007 con expectativas de crecimiento. En unos cuantos meses, se produjo una profunda crisis financiera, que generó una gran desconfianza. Muchos países adoptaron medidas acertadas para generar confianza en los mercados y salvar sus sistemas financieros. Por contra, Zapatero, como tenía elecciones en 2008, decidió negar la crisis. Tuvimos un Gobierno nacional que no supo tomar el pulso a la realidad y nos llevó a índices de paro de tiempos de González. Una vez más, los socialistas se erigieron en el Gobierno del paro.

Aún así, el Gobierno valenciano ha estado a la altura de las circunstancias. Ha sido la legislatura en que más pactos de tipo social se han firmado. Desde el punto de vista autonómico, ha sido la legislatura del pacto». Puntuales, estamos llegando a Vinaròs con la confirmación de nueve muertos en Lorca. Más llamadas. Castellano le detalla la comunicación con el Gobierno de Murcia y la oferta de ayuda en materia de expertos, intendencia, lo que haga falta. Sigue sin contactar con Valcárcel. Ya ha podido tomar un vuelo y se dirige a Murcia. Los colaboradores le dan los últimos datos sobre la relación Generalitat-Vinaròs: inversiones, mensaje, reivindicaciones.

Apoteosis a la llegada. El Auditorio, que antes fue una Iglesia, a reventar. Abrazos, golpes en la espalda, fotografías. Lo peor para su columna. Sus colaboradores padeciendo, porque conocen su estado. Él, a sonreir y disfrutar. A pesar de todo, le encanta palpar el entusiasmo de sus «compañeros de partido». En Vinaròs no gobierna el PP, aunque fue el partido más votado, pero el ambiente es de victoria. Vítores y hasta gritos de «guapo, guapo». Allí el evento se alarga. El retraso, como casi siempre, adquiere protagonismo. Camps se transforma cuando habla de la Comunidad Valenciana, cuando se refiere a España. Más aún, ante un público entregado.

Hasta Benicarló con demora. Da igual. La llegada es aún más explosiva. El local hasta la bandera. Algunos cientos de personas. Allí juega en casa. El Gobierno municipal de Marcelino Domingo es del PP. Los participantes aún más expresivos. Senyeras y canto del Himno regional como despedida». Como diría a la salida el candidato «se nota que aquí hay Fallas». ¡Cómo ha cambiado el ambiente en esta tierra en los últimos 15 años!». De nuevo en el coche. Las 23.15 horas. Llamadas de teléfono. Se decide la suspensión de la campaña electoral del día siguiente por los acontecimientos en Lorca.

Habla del esfuerzo realizado por Consell en inversiones, en contención del gasto y control de deuda. «Hemos invertido más que nunca en inversiones productivas. Hemos llevado a cabo planes de austeridad, ahorrando más de mil millones de euros en nuestra Administración. Entidades como el BBVA así lo han reconocido. En estos apartados estamos entre las dos primeras. Somos la Comunidad que más se ha modernizado y ello a pesar de que el Gobierno de Zapatero no nos financiar en base a los 5,2 millones de habitantes.

Sólo lo hace en base a cuatro millones. Hemos aprovechado al máximo nuestras capacidades financieras y presupuestarias. De ahí que la gente vea en el Gobierno socialista un Gobierno hostil. Somos la tercera con menos funcionarios por cada cien habitantes. De las Autonomías de nuestro tamaño, la Comunitat es en la que los altos cargos cuestan menos dinero. Somos una Comunidad muy austera. Respecto al pago a proveedores, «estamos saliendo a los mercados y hemos recaudado unos 3.000 millones de euros para ello. Todos sabemos que el momento es duro, pero las conversaciones han dado resultados y el problema se solventará en poco tiempo».

Hablamos de Gürtel.  Lo hemos hecho en numerosas ocasiones. No se explica lo que  está pasando. «No hay nada y, por tanto, todo se arreglará». La familia, los amigos, los compañeros de partido y la confianza que depositan en él los valencianos constituyen un soporte fundamental. Tiene la convicción de que Zapatero supo desde un principio  que «ganaba la Comunitat Valenciana o podía perder España». Es tarde, más de medianoche. Suspende la visita prevista con el doctor Martín hasta el mediodía. Blanquer no accede a aplazar el tiempo de rehabilitación programado para las 9 de la mañana. Se suspenden los actos institucionales, pero a las 12 del día siguiente, estaba a las puertas del Palau para el minuto de silencio por las víctimas del seísmo de Lorca. Una jornada interesante y aleccionadora.

El presidente más cercano
-¿Cuánto dinero lleva en la cartera habitualmente?
-En torno a 50 euros

-¿Cuántos coches tiene?
-Un SAAB 900 del año 94.

-¿Cuántos créditos tiene pendientes?
-Ninguno

-¿Qué deporte practica?
-El tenis

-Última película que ha visto en el cine.
- «El discurso del rey»

-¿Cuántos amigos ha hecho en la política?
- Todos mis colaboradores son gente excepcional.

-¿Conoce la marcha escolar de sus hijos?
-Desde luego. Además, intento estar presente en los actos del colegio, en sus cumpleaños.

-¿Cuántas veces van con ellos al fútbol?
-Hace tiempo que no voy, mis hijos van con mi padre.

-¿Cuántos amigos de sus hijos conoce por su nombre?
-A muchos de ellos, porque  cuentan cosas en casa.

-¿Ayuda en las tareas de la casa?
-Sí.

-¿Quién hace la cena?
-Muchas veces yo, también hago la de los niños si mi mujer no ha llegado todavía.

-¿Cuántos escaños querría tener?
-Los suficientes para gobernar con tranquilidad.

-Un personaje histórico
-Juan Pablo II.

-Uno de ficción.
-D'Artagnan

El perfil
A los 20 años se afilió al Partido Popular, formación política a la que ha dedicado su vida. Nueve años más tarde se estrenaba en su primer cargo público, concejal de Tráfico del Ayuntamiento de Valencia en el equipo de Gobierno de Rita Barberá. Conseller de Cultura, secretario de Estado, diputado nacional, vicepresidente del Congreso y delegado del Gobierno en la Comunitat. Con este currículum sólo le faltaba ser presidente de la Generalitat, cargo que aspira a revalidar por tercera vez. Se define valencianista y presume de sus raíces allá por dónde va. Es el único presidente que puede presumir de realizar una reforma del Estatuto de Autonomía y tramitar una segunda. Si gana, como prevén las encuestas, reducirá las Conselleries y los altos cargos para ahorrar.
 

Últimas noticias