MENÚ
jueves 22 agosto 2019
15:15
Actualizado

No descarta más ajustes para controlar el déficit, exorcizar a los mercados y permitir que España crezca un promedio del 2% del PIB entre 2011 y 2015

Zapatero impondrá sus reformas caiga quien caiga

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha puesto de manifiesto la intención del Ejecutivo de impulsar las reformas que necesita el país para lograr crecer a una tasa media de entre el 2% y el 2,5% de 2011 al año 2015, si bien indicó que para cumplir este objetivo es "imprescindible" hacer "esfuerzos adicionales".

  • Emilio Botín, Rodríguez  Zapatero, Miguel  Sebastián, Joan Rosell,  Rosa Aguilar, José Enrique  Serrano y César Alierta,  en la presentación del  informe económico, ayer  en Moncloa
    Emilio Botín, Rodríguez Zapatero, Miguel Sebastián, Joan Rosell, Rosa Aguilar, José Enrique Serrano y César Alierta, en la presentación del informe económico, ayer en Moncloa
  • Zapatero: se ha cumplido con holgura la reducción del déficit en 2010
    Zapatero: se ha cumplido con holgura la reducción del déficit en 2010
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

11 de enero de 2011. 12:56h

Comentada
Madrid. 12/1/2011

Ante un nutrido grupo de dirigentes de las principales empresas del país, de la banca y de los agentes sociales, alertó de que «hay algo peor que la ausencia de consensos amplios, la ausencia de reformas».

Por eso prometió, durante la presentación en La Moncloa de su informe económico de 2010, mano dura en la aplicación de las mismas hasta el final de la Legislatura, con el punto de mira puesto en que nuestro país crezca a un promedio del 2%-2,5% del PIB en el período 2011-2015 .

La advertencia del presidente se produce en un momento en el que los sindicatos no descartan la convocatoria de una nueva huelga general por su firme decisión de alargar la vida laboral hasta los 67 años de edad. Pese a ello, volvió ayer a considerar imprescindible esta reforma, que aprobará el 28 de enero, para garantizar la solvencia de las cuentas públicas a medio y largo plazo. En ese sentido, recordó que los países europeos más sólidos ya la han acometido con una posición común sobre la jubilación a los 67 años.

En este escenario, el Gobierno culminará con o sin consenso con los sindicatos en la primera mitad de 2011 las reformas laboral y de las pensiones, con el «objetivo de proyectar confianza» sobre la economía española y apartarla del ojo del huracán de los mercados. Si no hay acuerdo con las centrales antes del 18 de marzo, el Ejecutivo acometerá en solitario los cambios en las políticas activas de empleo, en los expedientes de regulación, en las empresas de trabajo temporal y en la negtociación colectiva.

En materia de políticas activas, pretende derivar el esfuerzo hacia la empleabilidad de los trabajadores. Además, avanzará en la concreción de las causas económicas y productivas de los EREs. Pero, sin duda, la reforma estrella será la de la negociación colectiva, que permitirá una mayor flexibilidad al empresario a la hora de adaptar las condiciones de trabajo a la evolución económica.

Más ajustes

Además, Zapatero, que reconoce el papel tutelar jugado por la UE sobre España en la salida de la crisis, no descartó nuevos ajustes si las cuentas públicas se devían del objetivo trazado por Bruselas. No obstante, alertó de que es una tarea ardua. «Hay que dejar atrás 15 años de desequilibrios». Pese a ello, anunció el cumplimiento «holgado» del objetivo de déficit público del 9,3% del PIB en 2010 y el compromiso «incuestionable» de situarlo en el 6% en 2011. Para ello, su Gobierno está acometiendo «uno de los procesos de modernización económica más importantes de todo el período democrático». Como botón de muestra, repasó las reformas realizadas en 2010, el año de la crisis de la deuda soberana. En este punto, advirtió de que existen dudas sobre la vulnerabilidad de las entidades.

Por ello, «nos apremia que el sistema mejore lo antes posible su estructura de capital y la calidad del mismo». Y, para que el proceso se ejecute con rigor y concite la confianza de los mercados financieros, consideró imprescindible que sea transparente. Como primer paso, a lo largo de enero se publicará información pormenorizada sobre el grado de exposición de las nuevas entidades resultantes de la integración de las cajas y, en especial, de sus carteras del sector inmobiliario. En aras a esa transparencia, el Ejecutivo se empeñará en que se realicen nuevas pruebas de stress test al sector bancario lo antes posible. Sin citar a ninguna entidad, el presidente se curó en salud y recordó, bajo la mirada atenta de los presidentes del Santander, Caja Madrid y La Caixa, la existencia del Frob como mecanismo de capitalización. Además, el Gobierno reforzará las medidas extraordinarias de acceso al crédito del ICO.

Últimas noticias