El delegado del Gobierno pide a la fiscalía prohibir los homenajes a los presos

MADRID-El delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, ha remitido un escrito al Fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco en relación con la nueva estrategia de la izquierda abertzale para homenajear a los presos de ETA.

El asunto nace de una denuncia, adelantada por LA RAZÓN, que ayer presentó en la Audiencia Nacional Dignidad y Justicia, la asociación que preside Daniel Portero. En ella, se da cuenta de que en las recientes fiestas de Baracaldo (Vizcaya) se habían colocado carteles con los nombres de pila de los reclusos de la banda originarios de la localidad, pero con la fotografía de un familiar o un amigo.

De esta manera, los que veían los carteles sabían perfectamente a quiénes se referían en realidad, por más que las fotografías no fueran las de los internos terroristas, que Dignidad y Justicia identifica en su denuncia: «Endika», Endika Abad Sampedro; «Bittor», Bittor Franco Martínez; «Egoitz», Egoitz Koto Etxandia; «Karmelo», Carmelo Laucirica; «Josune», Josune Onaindía Susaeta; «Iñaki», Iñaki Zugadi García; «Txutxin», Jesús Bollada Álvarez; «Igor», Igor Cachorro; y «Alberto», Alberto Plazaola Anduaga. En concreto, los carteles con las fotos estaban colocados en la «txozna» (caseta) «Jolindarrak» durante la celebración de las citadas fiestas.

El delegado del Gobierno, Carlos Urquijo, ha manifestado a LA RAZÓN que «el Estado no va a bajar la guardia, va a estar vigilante, y no va a tolerar que Batasuna, se llame como se llame, trate de burlarse de los demócratas, de las víctimas y del conjunto de la sociedad vasca». «El cumplimiento de la legalidad, como en el caso de la Ley de Banderas, y el imperio del Estado de Derecho para evitar la humillación de los demócratas, tienen que dejar de ser algo excepcional en el País Vasco. Los espacios de libertad no se ganan automáticamente porque una banda de asesinos haya decidido dejar de atentar, sino por desterrar de calles y ciudades comportamientos que son una prolongación de los postulados defendidos por los terroristas que ahora callan».

En la denuncia de Dignidad y Justicia, se indica que «desde hace algunos meses, y con la única finalidad de burlar la ley y la aplicación de las sentencias judiciales, la Izquierda Abertzale ha diseñado un plan de exhibición pública de los presos de ETA sin que aparezcan los rostros de los miembros de la organización terrorista para así eludir la acción de la Justicia mientras se ensalza la figura de los mismos».

Asimismo, recuerda que el Tribunal Supremo señala, entre los elementos que vertebran el delito de enaltecimiento del terrorismo, que se puede producir por «cualquier medio de expresión pública o difusión, como puede ser un periódico o un acto público con numerosa concurrencia. En este caso la exhibición pública es muy evidente ya que se realiza durante las fiestas municipales en los recintos públicos de la "txoznas"».

Por todo ello, solicita la apertura de diligencias previas por la posible comisión de este delito. Y, para ello, que se pida al Servicio de Información de la Guardia Civil, a la Policía Autónoma Vasca y a la Comisaría General de Información de la Policía, la realización de las investigaciones pertinentes, como la identificación de los nombres expuestos en la «txosna Jolindarrak» con los miembros presos de la organización terrorista ETA dentro del municipio de Baracaldo; y la identificación de los responsables de la citada «txozna», a los que –subraya la referida asociación– se debería imputar el delito de enaltecimiento del terrorismo.