MENÚ
domingo 19 mayo 2019
09:08
Actualizado

LA REPÚBLICA CHECA SE SUMA A REINO UNIDO Y SE QUEDA FUERA DEL PACTO

Espaldarazo de la UE a Rajoy

El presidente reitera en Bruselas que España cumplirá sus compromisos. Insiste en que fortalecer la financiación a las pymes es vital para remontar la crisis. Apuesta por la consolidación fiscal y las reformas estructurales

  • Espaldarazo de la UE a Rajoy
  • Espaldarazo de la UE a Rajoy

Tiempo de lectura 4 min.

30 de enero de 2012. 21:54h

Comentada
30/1/2012

BRUSELAS- El estreno oficial de Mariano Rajoy en las cumbres europeas fue, cuando menos, intenso. Por la mañana, con el presidente de la Comisión José Manuel Durao Barroso, tuvo oportunidad de insistir en que España es un «interlocutor fiable» que cumplirá sus compromisos de estabilidad y crecimiento con la UE. Por la tarde, en el cónclave de los 27, presentó las líneas maestras de las reformas económicas emprendidas en España, defendió la necesidad de ayudar a financiarse a las pequeñas y medianas empresas y apoyó medidas para paliar el desempleo entre los jóvenes.

Rajoy llegó a Bruselas con la lección aprendida y en coche desde el aeropuerto, no en helicóptero como se había anunciado. Tenía que hacer visibles los logros de su Gobierno en las reformas ya en marcha y en las que todavía le quedan, fundamentalmente la financiera y la laboral. Y acabó mostrando su satisfacción, al finalizar el cónclave, porque tanto él como su colega italiano, Mario Monti, habían recibido la felicitación por las medidas adoptadas para reducir el déficit.

Pero Rajoy también tenía interés en subrayar su clara apuesta por las pymes. La suya fue una de las tres presentaciones que tuvieron lugar ayer en este consejo europeo extraordinario. Fortalecer la financiación a las pymes es fundamental, según el presidente del Gobierno. Su tesis, recogida en las conclusiones de la cumbre, señala que «es vital tomar medidas para evitar que la presente crisis crediticia limite severamente la capacidad de las empresas para crecer y crear empleo».

La misma declaración incorpora que «los 23 millones de pequeñas y medianas empresas que hay en Europa son la espina dorsal del éxito económico europeo y un generador clave de empleo». Las propuestas de Rajoy, por tanto, van encaminadas a movilizar fondos estructurales, fortalecer el apoyo del banco Europeo de inversiones o estudiar la puesta en marcha de un «proyecto bonos» para financiar infraestructuras clave.

Así, un Consejo convocado para observar la marcha de las reformas del Tratado pactadas en diciembre, acabó centrándose de nuevo en las medidas económicas que la Unión Europea necesita para salir de la crisis más profunda de su historia. Hasta se abordó de nuevo la crisis griega y se emplazó a su gobierno a terminar las negociaciones para poner en marcha su segundo programa de rescate.

Entre medias, desde su llegada a la capital comunitaria, Rajoy fue a lo suyo. Ejerció como un perfecto socio europeo: se mostró leal y dispuesto a trabajar para sacar a España de la crisis; dejó clara la apuesta «irrenunciable» de su Gobierno por el euro, y subrayó su compromiso con el crecimiento económico y el empleo. Un compromiso que desgranó en tres ejes fundamentales: consolidación fiscal, reformas estructurales y liquidez, además del mencionado apoyo institucional y financiero a las pymes.
Parecía que podría haber desacuerdo cuando un portavoz comunitario señaló que Barroso iba a pedir a Rajoy que adelantase todo lo posible la presentación de su Presupuesto, que el Gobierno tiene prevista para finales de marzo. Sin embargo, el presidente del Ejecutivo español negó este extremo y mantuvo el plazo. Es decir, el Gobierno esperará a que la Comisión haga públicas sus previsiones económicas, el próximo 23 de febrero, y cerrará sus cuentas en marzo.

Lo mismo pasó cuando se planteó una posible renegociación del objetivo de déficit que se permitirá a España, un 4,4%. Todo quedó abierto a la interpretación cuando Barroso remitió el estudio del caso a un próximo Ecofin. Para unos, abrió la puerta a una «flexibilización» del déficit para España; para otros, simplemente se quitó el problema de encima.

Lo que sí consiguió Rajoy es arrancar a Barroso y sus colegas europeos un compromiso hacia un nuevo acuerdo de pesca de la UE con Marruecos, acuerdo que el presidente calificó de «muy importante para los intereses de muchos ciudadanos españoles».  Barroso explicó que «a fin de compensar a las empresas pesqueras por las pérdidas económicas sufridas, podría utilizarse parte de los fondos del fondo europeo de pesca disponibles   para España». Con estos fondos se podría cubrir «hasta doce meses en total» si en ese plazo no se ha cerrado un nuevo acuerdo. Un tanto importante para un sector muy castigado.

 

Expertos  contra el paro juvenil
El desempleo juvenil preocupa en Bruselas. Por ello las propuestas de España para fomentar las nuevas contrataciones encontraron ayer una respuesta muy positiva por parte del presidente de la Comisión y de la canciller alemana. Barroso aseguró, con Rajoy al lado, que el Ejecutivo comunitario está dispuesto a colaborar con países como España, enviando equipos con planes detallados para reducir el paro entre los más jóvenes. La jefa del Gobierno alemán mostró su apoyo a que se destinen fondos europeos para facilitar el trabajo a los más jóvenes.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs
Política USA by José María Peredo
Europas