Al menos dos muertos en un tiroteo en un instituto de California

Otras tres personas están heridas de gravedad. El tirador, un estudiante de 16 años, también está en estado crítico tras intentar suicidarse

Thumbnail

El tiroteo se produjo el jueves en torno a las 07:38 de la mañana (hora local) en el Instituto Saugus de Santa Clarita, una ciudad de algo más de 177.000 habitantes a unos 60 kilómetros al norte de Los Ángeles (California). El jefe de Policía del condado de Los Ángeles, Alex Villanueva, dijo que se ha detenido al presunto culpable, que en estos momentos está bajo custodia y en estado crítico por una herida de bala que él mismo se auto inflingió.

Los agentes de Policía que revisaron el vídeo que captó el ataque explicaron que la secuencia mostraba cómo el asesino sacó un arma de su mochila, a continuación disparaba a los cinco jóvenes en el patio de la escuela, y después trató de volarse la cabeza.

El Hospital Henry Mayo de Santa Clarita confirmó la muerte de dos personas: un niño de 14 años y una niña de 16. Otros tres jóvenes -dos niñas y un niño de entre 14 y 15 años- están hospitalizadas por lesiones de gravedad.

Lo único que se conoce hasta el momento sobre el presunto tirador es que se trata de un varón, posiblemente asiático y estudiante del instituto, que llevaba ropa negra en el momento del atentado y que el día que ha escogido para realizar el ataque es el día de su cumpleaños. Según el sargento Bob Boese, portavoz del Departamento de Policía del condado, se recuperó el arma con la que se cometió el ataque, pero no tenía la certeza de si el pistolero llevaba más armas consigo.

En un primer momento, el Departamento de Policía informó a través de su cuenta de Twitter de que al menos seis personas resultaron heridas, pero el error pudo deberse a informes duplicados.

Las imágenes de las cadenas locales muestran cómo vivieron los vecinos, padres y estudiantes el suceso: paramédicos que atendían a los heridos (algunos recibían atención médica en el mismo lugar del suceso) y otros eran transportados de urgencia al hospital, escenas emotivas del reencuentro entre padres e hijos, y el gran dispositivo que estableció la Policía para capturar al culpable y proteger a los civiles.

Las autoridades decidieron cerrar varias escuelas de la zona hasta el culpable fuese detenido. También se recomendó a los vecinos que se quedasen en sus casas para evitar el encuentro con el asesino.

A pesar de que los estudiantes del instituto Saugus se han sometido a menudo a simulacros de tiroteo, de que las leyes de posesión y compraventa de armas son más restrictivas en California y de que la respuesta de las autoridades ha sido ejemplar, no ha sido suficiente para evitar el ataque.

En medio del polémico debate sobre la posesión de armas, California a menudo se pone como ejemplo, pero ni siquiera este Estado está a salvo, porque en realidad no resulta difícil hacerse con armamento en Estados vecinos. Un ejemplo claro de esto fue el ataque del Festival del Ajo de Gilroy el pasado julio, cuando un adolescente de 19 años disparó sobre la multitud con un rifle de asalto que había comprado en Nevada (California prohibió las armas de asalto en 1989), dejando tres muertos y 13 heridos.