¿Por qué no están el príncipe Harry y Meghan Markle en las fotos del discurso de la reina Isabel II?

Una puesta en escena muy pensada reflejo los enfados y preferencias de la monarca y un contraste absoluto respecto al año pasado

En un año especialmente complicado para la monarquía británica, la reina Isabel II ha decidido prescindir de fotografías de su nieto el príncipe Harry y su mujer Meghan Markle en el escritorio del salón verde del Castillo de Windsor donde se ha grabado su discurso de navidad, a diferencia del año pasado. Con el escándalo del príncipe Andrés como una de las peores crisis desde los años 80 y el nieto de la reina el príncipe Harry y su recién creada familia tratando de alejarse del grueso de la familia real, esto no ha pasado desapercibido. Precisamente los duques de Sussex se han convertido en protagonistas del discurso de Navidad de la reina. Y es que, en las imágenes sí que aparecen los duques de Cambridge y sus hijos, Carlos y Camilla, el príncipe Felipe incluso el rey Jorge VI pero no hay ni rastro de la pareja.

Es un hecho que, tanto el príncipe Harry como su esposa la actriz Meghan Markle, están distanciados de la familia. Tanto que, estas navidades no las han pasado con la Familia Real Británica, como es costumbre, y están pasando las fiestas en Canadá con la madre de Markle. De hecho, la única vez que el Príncipe Harry se ausentó fue en 2012 cuando estaba destinado en Afganistán. Pero el verdadero conflicto es con el príncipe William y con su esposa Kate Middleton. No solo eso, en el documental «Harry & Meghan: An African Journey» Harry reflejó la tensión que hay entre su hermano Guillermo y Meghan Markle y que a la actriz le estaba costando mucho adaptarse a la familia, lo que a la monarca no le hizo ninguna gracia.

En conclusión, en el discurso, la monarca habla de los conflictos y polémicas que han envuelto a la realeza británica durante todo el año, como las denuncias contra el príncipe Andrew por abuso sexual, pero las palabras no lo son todo y el lenguaje no verbal y la escenografía desvelan las evidentes enemistades que envuelven a la Familia Real.