Ataque en Kabul: “Vinieron a matar a las madres”

Los disparos y explosiones duraron cuatro horas y mataron a 24 personas: entre ellas, 11 madres, dos niños y una matrona de MSF

Newborn children who lost their mothers during the yesterday's attack lie on a bed at a hospital, in Kabul
Bebés que perdieron a sus madres durante el ataque del martes en el hospital de KabulOMAR SOBHANIReuters

Poco a poco se van conociendo más detalles del atroz atentado contra la maternidad de un hospital de Kabul. El representante especial de Estados Unidos para Afganistán, Zalmay Khalilzad, ha afirmado hoy que Estado Islámico-Provincia de Jorasán, la filial del grupo yihadista en Afganistán, es el responsable de los ataques tanto contra un hospital en Kabul como el del funeral en Nangarhar registrados a principios de esta semana.

El Gobierno de Estados Unidos ha evaluado que Estado Islámico-Provincia de Jorasán llevó a cabo los horribles ataques en una sala de maternidad y un funeral a principios de esta semana en Afganistán”, ha indicado Khalilzad a través de su cuenta de Twitter.

Khalilzad ha valorado que “en lugar de caer en la trampa” de Estado Islámico y “retrasar la paz o crear obstáculos”, los afganos deben cooperar “para aplastar esta amenaza y buscar una oportunidad de paz histórica”. “No más excusas. Los afganos y el mundo merecen algo mejor”, ha remachado.

Estado Islámico sí ha reivindicado la autoría del atentado con bomba que dejó al menos 24 muertos durante la celebración del funeral de un comandante de la Policía afgana en la provincia de Nangarhar, en el este de Afganistán. Sin embargo, el ataque al hospital, apoyado por Médicos Sin Fronteras (MSF), no ha sido reivindicado por ningún grupo. En el brutal ataque murieron 24 civiles y 16 resultaron heridos. Zabiulá Muyahid, el portavoz de los talibán afganos, aseguró en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter que el grupo integrista fundado por el mulá Mohamed Omar “no está relacionado” con estos hechos.

Ataque deliberado contra las madres

Desde Médicos Sin Fronteras (MSF) dejan claro que lo que sucedió allí el 12 de mayo fue un ataque deliberado a la maternidad de un hospital con el propósito de matar a sangre fría a las madres que estaban allí.

Volví un día después del ataque y, lo que vi en la maternidad demuestra que fue un tiroteo sistemático contra las madres que allí se encontraban”, asevera Frederic Bonnot, coordinador de proyectos de MSF en Afganistán.

Pasaron por las habitaciones de la maternidad, disparando a las mujeres mientras ellas estaban en sus camas. Fue metódico. Las paredes están salpicadas de balas, había sangre en el suelo de las habitaciones, vehículos quemados y ventanas con disparos".

Maternidad de MSF atacada en Kabul FOTO: FRÉDÉRIC BONNOT/MSF

En un comunicado MSF, que ha apoyado esta instalación durante los últimos seis años, ha confirmado que 26 madres se encontraban hospitalizadas en el momento del ataque, y que 10 lograron encontrar refugio en habitaciones seguras junto con muchos trabajadores sanitarios.

El balance es horrible. Ninguna de las 16 madres que permanecieron expuestas al ataque se salvó: 11 fueron asesinadas, tres de ellas en la sala de partos con sus bebés no nacidos y otras cinco resultaron heridas. Entre los muertos hay dos niños y una comadrona afgana de MSF. Dos bebés recién nacidos resultaron heridos, uno de ellos fue trasladado a otro hospital para una cirugía de urgencia tras un disparo en la pierna, al igual tres de trabajadores locales de MSF.

Durante el ataque, desde la habitación segura escuchamos disparos por todas partes y explosiones también”, explica Bonnot en el comunicado de MSF. "Es impactante. Sabemos que este área ha sufrido ataques en el pasado, pero nadie podía creer que atacarían a una maternidad. Vinieron a matar a las madres”, asevera el coordinador de proyectos de la ONG.