“Caso Madeleine”: Christian Brueckner, un violador desde los 17 años, identificado como el asesino

El principal sospechoso de la desaparición de la niña británica, un alemán de 43 años, está ahora en prisión por maniatar, violar y robar a una anciana en el Algarve

Christian Brueckner es un delincuente con un amplio historial por violencia sexual, también contra menores y que en la actualidad cumple pena por otros asuntos en la cárcel de Kiel. Según informaciones del semanario «Der Spiegel», el alemán de 43 años, que fue señalado ayer por la Fiscalía germana como principal sospechoso de la desaparición de Madeleine McCann, cuenta con un amplio historial delictivo, con unos 17 casos a sus espaldas, que van desde agresiones o robos a asuntos relacionados con drogas o conducción ebria y sin licencia.

Un currículum delictivo que estrenó con apenas 17 años, cuando el tribunal de Würzburg le condenó en 1994 a una pena de dos años por abuso a menores y de la cual cumplió solo una parte. Tras la condena se mudó a la zona norte del Estado de Baviera, donde alternó robos menores con el tráfico de drogas. Actos que le situaron nuevamente delante de un juez en 2011 que le condenó a un año y nueve meses de prisión por «tenencia de drogas».

Aunque la sentencia fue inicialmente anulada, Christian B. terminó finalmente en la cárcel. Tras su salida, poco tardó en volver a delinquir. En 2016, el Tribunal de Braunschweig lo sentenció a un año y tres meses de prisión por «abusar sexualmente de un niño y por posesión de pornografía infantil».

El último delito por el que Christian B. fue condenado sucedió en diciembre del año pasado, cuando fue declarado culpable de haber violado en 2005 a una estadounidense de 72 años en el Algarve portugués.

En el suceso, asaltó, maniató, golpeó y violó a la mujer antes de desaparecer con su dinero. La investigación tardó más de diez años en señalarle como culpable de hecho. Un pelo en la escena del crimen proporcionó a los investigadores la evidencia clara que permitió su captura.

Según detalló la Policía, el hombre fue descrito como blanco, alto y con cabello rubio corto. Aunque ahora tiene 43 años, en 2007 -cuando desapareció Madeleine McCann- tenía 30 años, pero se dijo que podría haber parecido tan joven como 25. Durante esa época estuvo en el Algarve entre 1995 y 2007, alternando con breves períodos en Alemania.