Finlandia irrita a Suecia por excluirla también de la reapertura de fronteras

Helsinki se escuda en que la situación epidemiológica sueca es peor que la de sus vecinos nórdicos y bálticos. Noruega y Dinamarca hicieron lo mismo

Finlandeses disfrutan de un día de playa en la isla de Lauttasaari 10/06/2020 ONLY FOR USE IN SPAINJussi Nukari/Lehtikuva/dpa Jussi Nukari/Lehtikuva/dpa

La pandemia de coronavirus trajo consigo el primer cierre de fronteras entre los países nórdicos desde la II Guerra Mundial y unas tensiones bilaterales desconocidas a causa de la diferente estrategia para abordar la alarma sanitaria.

Helsinki ha decidido seguir hoy los pasos de Oslo y Copenhague y excluir a Suecia de la reapertura de fronteras por la mayor incidencia del coronavirus. En cambio, a partir del lunes los residentes de Dinamarca y Noruega podrán entrar a su país, mientras que los de Islandia y las tres repúblicas bálticas (Estonia, Letonia y Lituania) lo harán poco después. Todos sus ciudadanos no necesitarán guardar una cuarentena al acceder a territorio finlandés.

Helsinki justifica su decisión en que todos estos países tienen una situación epidemiológica parecida, con un reducido número de contagios y fallecidos por coronavirus. Los 4.814 fallecidos por Covid-19 de Suecia contrastan con los 324 de Finlandia, los 69 de Estonia, los 26 de Letonia, los 74 de Lituania, los 239 de Noruega, los 593 de Dinamarca y los 10 de Islandia. En términos absolutos, la tasar de mortalidad por 100.000 habitantes de Suecia cuatriplica la de Dinamarca y multiplica por ocho la de Finlandia y por diez la de Noruega, aunque permanece aún lejos de la de España, Italia, Bélgica y Reino Unido.

El ministro de Exteriores finlandés, Pekka Haavisto, confía en que estos países actúan de forma recíproca. “El ministro de Exteriores de Noruega me dijo que el Gobierno noruego trabajaría en sus restricciones mañana, mientras que Dinamarca está haciendo sus propias directrices de cara a la próxima semana”, aseguró Haavisto la televisión pública YLE. “Podría valer la pena esperar un poco antes de reservar viajes a estos países”, advirtió el jefe de la diplomacia fiinlandesa.

Suecia está a la cabeza del norte de Europa en la tasa de mortalidad de coronavirusLa RazónLA RAZÓN

Desde Estocolmo, el Gobierno rojiverde del primer ministro Stefan Löfvan no pudo ocultar su malestar al verse de nuevo excluido de la reanudación de la libre circulación de personas. Suecia recordó que su país ha mantenido abiertas todas sus fronteras durante toda la pandemia y solo ha bloqueado la entrada a ciudadanos externos al espacio Schengen como ordenó la Comisión Europea.

“Nos habría gustado que Finlandia diera otro mensaje también para Suecia. Todos tenemos la responsabilidad de actuar de un modo que no debilite la cooperación nórdica”, señaló en un comunicado el ministro del Interior sueco, Mikael Damberg. El ministro del Interior no ocultó su “indignación” por una decisión injustificada que perjudica especialmente a los habitantes que viven y trabajan en las zonas fronterizas entre ambos países y recordó que la medida va en contra de la recomendación de Bruselas levantar las restricciones a la libre circulación sin más demoras el próximo lunes.

“Por desgracia, la situación de la pandemia en Suecia no nos permite levantar todavía las restricciones al tráfico transfronterizo”, le replico su homóloga finlandesa, Maria Ohisalo. "Suecia sigue siendo un país importante para nosotros y eliminaremos las restricciones lo antes posible”, señaló Ohisalo en un intento de quitar hierro al retraso. Las autoridades finlandesas subrayaron que la decisión de excluir a Suecia de la reapertura fronteriza no se había tomado a la ligera. "El Gobierno está monitoreando la situación todo el tiempo y las restricciones se eliminarán tan pronto como la situación de la infección lo permita”, aseguró la ministra del Interior.

Dinamarca y Noruega, que el 29 de mayo decidieron permitir los viajes entre ambos países y en el caso danés con Alemania también, negocian con Suecia para permitir excepciones en aquellas regiones suecos con menos incidencia de la pandemia. Ése el caso sobre todo de la sureña región de Escania, unida con Zelandia (la isla donde se encuentra Copenhague) por el puente de Oresund y CON una población de unos cuatro millones de habitantes.