¿Se ha vuelto más débil el coronavirus? Los virólogos italianos se contradicen

Parte de la comunidad científica asegura que el virus es menos letal, mientras, un sector mayoritario responde que no tiene sentido emitir estos mensajes

Los italianos han dejado de tenerle miedo al virus. De llevar mayoritariamente mascarillas al aire libre, cuando no eran obligatorias en la mayoría de las ciudades, se ha pasado a guardarlas en el cajón. Las playas vuelven a estar concurridas y las zonas de copas repletas, hasta el punto de que las autoridades han tenido que clausurar decenas de locales por todo el país.

La alarma en Italia -la primera en saltar en Europa- ha quedado atrás, pero el número de contagios se mueve en torno a los 200 diarios y se ha producido una decena de rebrotes. Parte de la comunidad científica asegura que el virus es menos letal y, por tanto, no es necesario mantener la alarma; mientras, un sector mayoritario responde que no tiene sentido emitir estos mensajes.

Los últimos en pronunciarse representan al ‘sector oficialista’. “Estamos preocupados por las declaraciones optimistas sobre la menor contagiosidad del Sars-CoV-2, que pueden hacer creer erróneamente a la gente que el peligro ha pasado”, sostienen en un documento conjunto un grupo de microbiólogos, expertos en enfermedades infecciosas y epidemiólogos.

Su tesis la sostiene el Ministerio de Sanidad y los organismos oficiales que han servido de referencia para el Gobierno durante esta crisis. Opinan que si ahora mismo la carga viral en circulación es menor se debe al uso de mascarillas y a las medidas de distanciamiento.

La carta responde a otro manifiesto elaborado por un ‘ala díscola’, que afirma que actualmente “hay una carga viral más leve y menos contagiosa”. El discurso se sale de la línea oficial, pero lo apoyan también una decena de expertos de centros prestigiosos con una dilatada carrera.

En Lombardía, el equipo médico que asesora a la región plantea contar por un lado a los “plenamente positivos”, que tienen capacidad de contagio; y, por otro, a los enfermos leves, que no podrían infectar a otras personas. La región sigue acumulando la mayoría de los casos diarios en Italia. Allí el uso de mascarillas sí es obligatorio y se ha prorrogado al menos hasta el 15 de julio.