“Macron eligió a Jean Castex porque no quiere que lo eclipsen”

El profesor Marlière desgrana las claves del nuevo Gobierno de Francia. Para el experto, "aún es muy difícil vaticinar si el presidente francés seguirá los pasos de François Hollande", y sea tan impopular que no pueda presentarse a la reelección en 2022

French Prime minister Jean Castex visits X-FAB
El primer ministro francés Jean CastexJULIEN DE ROSAEFE

Nuevos nombramientos en Francia. El presidente Emmanuel Macron ha renovado a su Gobierno a menos de dos años de las próximas elecciones y tras los devastadores efectos de la pandemia del coronavirus. Preguntamos a Philippe Marlière, profesor de Política Francesa y Europea en la University College London (UCL) por las claves y los por qués de estos cambios. Aunque el experto augura que algunos son un enigma y, a pesar de los cálculos de Macron de cara a su reelección en 2022, conlleva riesgos.

El profesor explica que es común en política francesa hacer este tipo de cambios a mitad de quinquenio. También recuerda que “las tensiones entre Edouard Philippe (el ex primer ministro) y Macron eran muy conocidas desde hace mucho tiempo y aparentemente aumentaron durante la pandemia”, por lo que estos cambios iban a realizarse a pesar de los resultados de las municipales francesas.

El presidente Emmanuel Macron ha prometido que el nuevo Gobierno francés será más ecologista y social, entonces ¿por qué ha escogido a un conservador como primer ministro?

Es una muy buena pregunta ya que su decisión de nombrar como primer ministro a alguien que viene del principal partido conservador, Los Republicanos, es todo un enigma. Es muy difícil sugerir que dará un giro a la izquierda y buscará más políticas ecologistas con dicho nombramiento, pues Jean Castex, el nuevo primer ministro, no es conocido como alguien que tenga este tipo de agenda y experiencia. Si se escucha su primera intervención como «premier», Castex no ha dado ninguna indicación de que lo vaya a hacer. Por lo que hay ciertas paradojas y contradicciones en el intento de Macron de reconocer que los asuntos ecologistas y el partido de Los Verdes en Francia claramente están al alza. Los Verdes ganaron las últimas elecciones municipales el domingo 28. El partido de Macron tuvo muy malos resultados. Pero con este nombramiento no parece responder a esta nueva agenda de ser más verde y social. No creo que sea un cargo en línea con esto. Creo que si Macron realmente quisiera ser más ecologista y social hubiera elegido a alguien del Partido Socialista o del espectro del centro o la centroizquierda con este tipo de perfil. Jean Castex no lo tiene.

¿Puede que Macron esté ya pensando en 2022 y haya elegido con un perfil más bajo, precisamente porque no quiere que lo eclipsen?

Sí, una de las suposiciones es que Macron no eligió a Jean Castex tanto por su legado político o su orientación sino porque él piensa (veremos si es el caso) que puede tener a alguien como primer ministro que sea más bien un colaborador, no alguien con una fuerte personalidad política. Jean Castex, es alguien, que hasta su nombramiento, era un total desconocido. Sólo es conocido en un pequeño círculo político y probablemente en su región, al suroeste de Francia. No era un «nombre famoso». Por lo que sí, no quiere que nadie le haga sombra, le robe el foco. Algo que está en línea con su modo de ser: es el presidente Júpiter, quiere tener una fuerte presencia, intervenir siempre, en los asuntos diarios de la política francesa. Con este nombramiento él cree que puede tener a alguien al que decirle qué hacer y qué no, un aliado cercano.

Después de la crisis del coronavirus, ¿un nuevo Gobierno puede hacer que Macron gane las elecciones en 2022?

Antes de la pandemia, Macron estaba un poco entre las cuerdas, no era muy popular, y estaba en una situación complicada. Con el coronavirus supuso un parón, pero Macron ha sido fuertemente criticado por su gestión del coronavirus. Sus discursos a la nación no fueron bien recibidos por la opinión pública. Y ha sido el ex primer ministro, Édouard Philippe, quien ha sido elogiado. Philippe aparecía más calmado, realista, con los pies en la tierra y dio mejor impresión. Pero eso ya pasó y pronto volverán los movimientos sociales como los «chalecos amarillos», cuyas protestas tuvieron que parar durante la pandemia. El nuevo primer ministro podría decidir junto a Macron volver a poner sobre la mesa la impopular reforma de las pensiones. Es difícil aún vaticinar si Macron va a seguir los pasos de François Hollande, cuando en 2017 su popularidad era tan baja que finalmente no se pudo presentar a la reelección. Es demasiado pronto. Está todo muy fragmentado, no hay nadie en la izquierda fuerte que suponga un rival para Macron, Los Republicanos continúan muy débiles, y Le Pen no tiene los medios suficientes como partido para realmente ser un reto. Por defecto, Macron continúa siendo un hombre políticametne fuerte. Pero si todo va mal políticamente, vuelven los movimientos sociales, las nuevas posiciones... que el primer ministro no hace bien su trabajo y se vuelve impopular muy rápidamente, Macron podría estar, en un año, en una posición muy débil. Pero aún es muy pronto para augurarlo.

¿Si los Verdes no hubieran tenido tan buenos resultados en las municipales, Macron hubiera renovado al Gobierno?

Sí, lo hubiera hecho. Las tensiones entre Philippe y Macron eran muy conocidas desde hace mucho tiempo y aparentemente aumentaron durante la pandemia. Philippe dio mejor impresión durante el coronavirus, mientras que Macron, en términos de comunicación, no dio con el tono apropiado. Hubo desacuerdos políticos, por ejemplo sobre cómo lidiar con los movimientos sociales, Macron estaba descontento porque Philippe prometió gastos a los chalecos amarillos. También se volvió sospechoso de la popularidad de Philippey finalmente, no es inusual en política francesa que el presidente haga cambios y se deshaga de su primer ministro. Es como un nuevo comienzo. Te deshaces del “premier”, cambias al Gobierno y es un poco como comenzar de nuevo. Faltan dos años antes de las elecciones presidenciales, supongo que Macron ha hecho sus cálculos. Aunque hay un riesgo. Pues Philippe, un fuerte perfil político, y que es popular, se marcha ahora a Normandía para ser el alcalde de El Havre. Va a tener la posibilidad de recordar a los medios que está ahí. No será criticado por nada. Y quién sabe si en dos años es una figura capaz de presentarse a las presidenciales. Por tanto, apartar a un primer ministro que es más popular que tú, es un riesgo.