El fuego cruzado entre el Ejército israelí e Hizbulá hace temer una escalada

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, advierte al grupo terrorista chií que está "jugando con fuego"

Smoke rises from the disputed Shebaa Farms area as seen from Marjayoun village
Fuego en la frontera entre Israel y Líbano provocado por el intercambio de disparos entre el Ejército hebreo y los islamistas de HizbuláAZIZ TAHERReuters

Las últimas tensiones entre Hizbulá e Israel por la muerte de cinco combatientes entre ellos un destacado miembro de la milicia proiraní, Ali Kamel Mohsen, en un ataque aéreo israelí en Damasco han culminado hoy con un intercambio de cohetes en la frontera sur del Líbano.

Al mediodía, Israel respondió con una salva de cohetes hacia el sur del Líbano, después de que una patrulla de las Fuerzas de Defensa israelíes (IDF, en sus siglas en inglés) pararan un presunto ataque de milicianos de Hizbulá que cruzaron a las Granjas de Cheba, territorio disputado entre Líbano e Israel, según la versión de Tel Aviv.

El IDF informó del incidente, que no causó bajas de su lado. Los combatientes de Hizbulá intentaron infiltrarse en la frontera y atacar un puesto avanzado de las IDF en área del Monte Dov, dijo el ejército a la emisora Channel 12.

Horas después, según la versión de Hizbulá, una lluvia de cohetes israelíes cayó en la aldea de Habariyah, e impactaron en casas de civiles.

En un comunicado oficial, la milicia-partido libanés negó las acusaciones de Israel sobre un “comando infiltrado” y advirtió que habrá represarías por los ataques a civiles en el sur del Líbano. “Hasta ahora la resistencia islámica no participado en ningún enfrentamiento, no ha abierto fuego durante los acontecimientos del día”, aseguró el grupo Hizbulá. “Todo lo que reportan los medios enemigos sobre una operación de infiltración desde el Líbano que habría sido frustrada es totalmente falso”, reiteró.

Dos versiones contradictorias pero que reflejan la tensión latente en la frontera entre los dos países que están en “estado de guerra”.

De hecho, el portavoz de las IDF, Hidai Zilberman, advirtió que hay “días tensos y complicados que nos esperan”.

A última hora de la tarde, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu dijo ante el parlamento que “el Ejército está preparado para todos los escenarios”. “Operamos en todas las arenas para la defensa de Israel, cerca de nuestras fronteras y lejos de nuestras fronteras”, avisó el jefe del Ejecutivo israelí. “No jueguen con fuego”, concluyó.

Israel se estaba preparado para un eventual ataque hacia su frontera norte por la muerte del combatiente de Hizbulá y había reforzado su presencia en la zona con el desplazamiento de más tropas, y la restricción de la circulación en algunas carreteras cercanas a la frontera al uso de vehículos militares.