El Gobierno británico paga la mitad de la cuenta en restaurantes para reactivar la economía

El Ejecutivo de Boris Johnson se hará cargo de la mitad de la factura de cualquier consumición (hasta un máximo de 11 euros)

"Se necesitan clientes", se puede leer en este letrero de un pub del centro de Londres
"Se necesitan clientes", se puede leer en este letrero de un pub del centro de LondresAlastair GrantAP

El Gobierno de Boris Johnson pagará a partir de este lunes la mitad de la cuenta a todos aquellos que decidan salir a comer o cenar a los restaurantes y pubs de Reino Unido. Se trata de una medida anunciada ya el pasado mes de julio por el ministro de Economía, Rishi Sunak, con la que se busca ayudar al sector hostelero, uno de los más golpeados por la pandemia del coronavirus. Si durante el confinamiento el “Chancellor” fue uno de los primeros de Europa en anunciar estímulos extraordinarios para mantener de alguna manera viva la economía en plena hibernación, ahora no se queda atrás y ha destinado un paquete por valor de 33.000 euros encaminados a acelerar la reactivación.

Durante todo el mes de agosto, de lunes a miércoles, el Ejecutivo se hará cargo de la mitad de la factura de cualquier consumición en bares y restaurantes -sin incluir eso sí las bebidas alcohólicas- hasta un límite de 11 euros por comensal. Los dueños de los establecimientos tendrán un plazo de cinco días para reclamar la subvención. De momento, más de 72.000 empresas hosteleras se han unido al programa cuyo eslogan es: “Come fuera para ayudar”

Eso sí, la medida no se aplicará a las zonas del país donde se han tenido que imponer de nuevo restricciones, debido a los preocupantes rebrotes. Es el caso del noreste de Inglaterra, en particular Manchester, donde sus habitantes no pueden reunirse ni en casas ni en pubs a menos que sean del mismo núcleo familiar.

Según las últimas cifras oficiales, en las últimas 24 horas previas al domingo, Reino Unido ha registrado 744 contagios por la covid-19 aumentando el número total de casos a los casi 305.000. Son ya más de 46.000 personas las que han perdido la vida por el virus por lo que el país se mantiene como el primero de Europa y el cuatro del mundo más afectado por la pandemia.

En este sentido, el Gobierno de Boris Johnson ha cancelado la nueva fase del plan de desescalada que debía haber entrado en vigor el pasado sábado en Inglaterra con la reapertura de casinos, boleras y pistas de patinaje y la reanudación de los espectáculos en lugares cerrados, los eventos deportivos con público y las bodas de más de 30 personas. De momento, los planes se posponen hasta el 15 de agosto.

Según la prensa local, Downing Street evalúa también la posibilidad de que los mayores y personas de riesgo vuelvan a aislarse para evitar una segunda ola. No obstante, las autoridades han recalcado que la apertura de colegios para el mes de septiembre es una absoluta prioridad.

La cuarentena con España continúa

El Ejecutivo va ahora con pies de plomo y este lunes ha negado que haya planes inminentes para cancelar en las islas de España la cuarentena impuesta desde el pasado 26 de julio, una medida que pilló por sorpresa y castiga ahora con fuerza al sector turístico español, que representa alrededor del 12% del PIB. El año pasado 83,7 millones de turistas viajaron a España, de los cuales 18,08 millones eran británicos, según la Oficina Nacional de Estadística.