La misteriosa desaparición de un funcionario surcoreano del que solo se encontraron sus zapatos

Seúl sospecha que podría haber sido capturado por autoridades del país vecino

El Gobierno surcoreano informó hoy que está investigando la desaparición de un funcionario del Ministerio de Pesca junto a la frontera marítima con Corea del Norte, ante la sospecha de que podría haber sido capturado por autoridades del país vecino.

Los compañeros del funcionario, de 47 años y al que las autoridades se han referido sencillamente como “A”, reportaron a la guardia costera su desaparición en torno al mediodía del lunes al ser incapaces de dar con él a bordo del buque de supervisión de actividades pesqueras en el que todos estaban trabajando ese día.

El buque, en el cual solo se hallaron los zapatos que llevaba el desaparecido, estaba en ese momento a unos 2 kilómetros al sur de Soyeongpyeong, isla del Mar Amarillo (llamado “Mar del Oeste” en las dos Coreas) que a su vez dista unos ocho kilómetros de la disputada frontera marítima con el Norte.

“Según la inteligencia militar, fue hallado y aprehendido en aguas norcoreanas la tarde del día 22 (al día siguiente de su desaparición) y estamos analizando detenidamente esa información”, explicó hoy el Ministerio de Pesca en un comunicado.

El Ministerio asegura que “revisará la información con Corea del Norte”.

Por su parte, una fuente anónima de las fuerzas armadas surcoreanas explicó a la agencia Yonhap que cabe la posibilidad de que el funcionario esté vivo.

Las aguas de esa zona del Mar Amarillo estaban en calma el día de la desaparición.

La zona ha visto numerosos enfrentamientos entre ambas Coreas, técnicamente aún en guerra, dada su cercanía con la conflictiva frontera marítima occidental -la llamada Línea Límite Norte (LLN)-, dibujada por Seúl y Washington al término de la Guerra de Corea (1950-53) y cuyo trazado Pionyang rechaza por considerar que le resta aguas territoriales.

Se desconoce, por otro lado, el mecanismo por el cual el Sur tratará de ponerse en contacto con el Norte sobre este caso, ya que el régimen norteño dio por cortada la comunicación antes de verano en protesta por el envío de propaganda a su territorio por parte de activistas desde el Sur. EFE