Londres y Bruselas reanudan el diálogo contra reloj tras el órdago de Johnson

La ley británica que incumple el acuerdo de salida ha roto la confianza entre ambas partes, que tienen hasta finales de octubre para evitar un Brexit comercial

La Unión Europea y Reino Unido comenzaron este martes la novena ronda de negociaciones para acordar su relación futura tras el Brexit, unas conversaciones con los plazos cada vez más ajustados, puesto que ambas partes han fijado octubre como el momento en el que se debe lograr un pacto. La nueva tanda se inició hoy y se prolongará hasta el viernes en Bruselas.

Durante esos cuatro días, el jefe negociador comunitario, Michel Barnier; su homólogo británico, David Frost, y sus respectivos equipos tratarán de acercar sus posturas en las cuestiones más espinosas, como las garantías para asegurar una competencia justa entre las empresas de Reino Unido y de la UE, o la pesca.

Londres y Bruselas también abordarán el comercio de bienes y servicios, la energía, la cooperación judicial o la gobernanza del futuro acuerdo.

Competencia y pesca

Respecto a la competencia justa, la UE quiere que Reino Unido se comprometa a que sus regulaciones en áreas como las ayudas de Estado, los estándares sociales y laborales o la fiscalidad no diverjan excesivamente de las comunitarias cuando Reino Unido tenga acceso al mercado europeo como país tercero.

Bruselas teme que una relajación de las reglas británicas en estas áreas mientras Reino Unido continúa intercambiando bienes y servicios con la UE vía un acuerdo de comercio pueda conllevar distorsiones en el mercado y en la competencia justa. El Gobierno británico, por contra, cree que esta cesión comprometería su soberanía.

En el capítulo pesquero, el objetivo final para el sector comunitario es mantener una relación con Reino Unido que sea lo más parecida a la actual, mientras que Londres apuesta por negociar anualmente las cuotas con los países del bloque.

El portavoz comunitario, Daniel Ferrie, no quiso pronunciarse este martes sobre el desarrollo de las negociaciones y se limitó a afirmar que las conversaciones comenzaron por la mañana y que no informará sobre ellas antes de que concluyan el viernes.

La semana pasada había dicho que, “como ha sido el caso en los últimos cuatro años”, Barnier “no es ni optimista ni pesimista, pero está determinado a alcanzar un acuerdo”.

Ambos lados aseguran compartir la meta de que el acuerdo esté listo para finales del mes de octubre con vistas a dejar margen para la ratificación parlamentaria tanto en la Unión Europea como en Reino Unido.

El objetivo es que el pacto que regule las relaciones futuras entre en vigor el 1 de enero, cuando concluye el periodo de transición actual y Reino Unido se desvinculará definitivamente de todas las estructuras y legislación comunitarias.