París se resigna a su primer día sin cafés

El 54% de los franceses apoya imponer más restricciones para frenar el virus y el 64% desconfía de la gestión del Gobierno

Resignados a una decisión que ya veían venir desde hacía días. Así reaccionaron este martes los parisinos contemplando sus cafés y bares cerrados en el primero de los quince días que al menos estará la capital francesa en zona de alerta máxima. Algunos incluso sorprendidos de que los restaurantes no hayan corrido la misma suerte y se hayan podido salvar gracias a un protocolo sanitario reforzado, que en la práctica tampoco pone fáciles las cosas a los establecimientos pequeños.

Aunque las calles del centro de la ciudad no habían perdido su ambiente habitual, dado que las restricciones no afectan a la movilidad, lo cierto es que el paisaje de la capital francesa ha cambiado en 24 horas sin terrazas y con los bares cerrados.

Este paisaje no solo afecta a París, también a sus tres departamentos limítrofes, que han sido declarados como zonas de alerta máxima. En total, unos siete millones de habitantes se han encontrado este martes con gimnasios, polideportivos y piscinas cerrados, así como salas de juego, de fiestas y con la prohibición de la venta de alcohol a partir de las diez de la noche.

Los otros grandes afectados de la nueva situación de París han sido los universitarios. Las autoridades sanitarias han apuntado un gran número de rebrotes, de los más de 1.300 que hay en todo el país, con origen en las facultades parisinas y, de hecho, algunas imágenes de aulas universitarias con estudiantes hacinados han creado conmoción durante los últimos días en Francia. Es por ello que el Ejecutivo galo ha reducido al 50% la capacidad de la educación presencial en las aulas universitarias. Y eso ya se ha notado en lugares como las calles que rodean la universidad de la Sorbona.

La resignación que se palpa entre los parisinos viene precedida de datos preocupantes durante las últimas tres semanas que hacían predecible la declaración. El Gobierno sobre todo apunta uno: el 36% de las camas de las UCI en la capital están ocupadas ya por pacientes de covid, cuando el umbral límite para declarar la alerta era del 30%.

París ha decidido aplicar restricciones después que la incidencia superara los 260 casos por 100.000 habitantes, cuando el límite fue fijado en 250. Todos los indicadores se han ido poniendo en rojo durante los últimos días y los sucesivos récords de contagios que lleva registrando el país desde el inicio de curso han incidido en ese ambiente de resignación e incluso aprobación del endurecimiento de las medidas.

Un sondeo de la televisión BFM conocido el domingo señalaba que un 54% de los franceses está a favor de endurecer aún más las restricciones para hacer frente a la pandemia. Además, el nivel de preocupación ha ido creciendo en las últimas semanas y ya casi tres de cada cuatro franceses se declaran «inquietos» por el horizonte de esta crisis, una preocupación que sobre todo afecta a los grandes núcleos urbanos del país, por donde el virus sigue circulando con gran virulencia. Toda esta situación también le pasa factura al gobierno. Un 64% de los franceses reconoce no tener confianza en su gestión.

Además de París y Marsella, otras cinco ciudades podrían pasar durante los próximos días la situación de alerta máxima. Son los casos de Lille, Lyon, Toulouse, Grenoble y Saint-Etienne.

5.084 casos en 24 horas

Francia registró en las últimas 24 horas 5.084 casos confirmados de coronavirus y 70 muertes, que elevan a 624.274 el total de positivos desde el inicio de la pandemia y a 32.299 el de fallecimientos. La Agencia de Sanidad Pública precisó en su web que la tasa de positivos en las pruebas de diagnóstico se sitúa en el 8,6%, cuatro décimas más que el domingo.

Los últimos siete días ha habido además 7.294 ingresos hospitalarios por complicaciones vinculadas con la covid, de los que 1.415 tuvieron que ser dirigidos a unidades de cuidados intensivos.

Hay 1.340 focos de contagio en activo en todo el país, 270 de ellos en residencias de ancianos y centros de dependencia, y 47 nuevos con respecto al día anterior. De los 101 departamentos, 66 se hallan en una situación de vulnerabilidad elevada por la fuerte circulación del virus.