Detenidos seis miembros de una milicia por intentar secuestrar a la gobernadora de Michigan

El FBI frustra los planes de estos milicianos que querían secuestrar a la política demócrata en su residencia de vacaciones

Seis hombres conspiraron para intentar secuestrar a la gobernadora demócrata de Michigan, Gretchen Whitmer, en su casa de vacaciones, según una denuncia penal revelada el jueves en un tribunal federal.

Cuatro de los seis hombres habían planeado reunirse el miércoles para “hacer un pago por explosivos e intercambiar equipo táctico”, indicó el FBI en el expediente judicial.

El FBI citó a uno de los acusados diciendo que Whitmer “no tiene ningún control ni equilibrio. Ella tiene un poder incontrolado en este momento. Todo lo bueno debe llegar a su fin”.

Las autoridades programaron una conferencia de prensa el jueves por la tarde para hablar sobre el caso. El Gobierno utilizó informantes y agentes encubiertos para frustrar el supuesto complot.

La denuncia penal decía que el plan involucraba a Whitmer y su segunda casa en el norte de Michigan. Whitmer ha sido elogiada, pero también profundamente criticada por la respuesta del estado al coronavirus. Puso importantes restricciones al movimiento personal en todo el estado y a la economía, aunque muchos de esos límites se han levantado.

A través de comunicaciones electrónicas, dos de los presuntos conspiradores “acordaron unir a otros en su causa y emprender acciones violentas contra varios gobiernos estatales que creen que están violando la Constitución de Estados Unidos”, señaló el FBI.

La denuncia penal identificó a los seis como Adam Fox, Ty Garbin, Kaleb Franks, Daniel Harris, Brandon Caserta, todos de Michigan y Barry Croft de Delaware. Fox aseveró que necesitaba 200 hombres para asaltar el edificio del Capitolio en Lansing y tomar rehenes, incluido la gobernadora, según el FBI. Asimismo, añadió que quería juzgar a Whitmer por `"traición"' y que ejecutaría el plan antes de las elecciones del 3 de noviembre.

Más tarde, sin embargo, el grupo cambió y apuntó a a la casa de vacaciones de la gobernadora, informó el FBI.